mié

06

ago

2014

O de Olvido

Hoy vamos a saldar el post con una crítica literaria, ya que hace tiempo que no hablamos de literatura. Con esto de que es verano, tenemos más tiempo libre y no apetece mucho moverse del sofá, he aprovechado y me he puesto al día con las lecturas. Una de ellas, de las que os voy a hablar hoy, está causando sensación y se ha convertido tanto en un fenónemo literario como cinematográfico: "Bajo la misma estrella (The fault in our stars)".

 

(Sigue leyendo)

"Bajo la misma estrella" cuenta la historia de Hazel, una chica que ha logrado mantener el cáncer a raya, pero que convive con una deficiencia pulmonar grave y el miedo a que la metástasis ataque y deje a sus padres solos. También cuenta la historia de Augustus Waters, un chico guapo, atractivo, con una actitud tremendamente positiva ante la vida que ha superado el cáncer sacrificando su pierna. 

Augustus dará a Hazel una razón para vivir, le dará alegría y esperanza. Juntos encontrarán el verdadero amor, el verdadero sentido de una vida bajo el yugo de una enfermedad que te quita las fuerzas poco a poco. Los pequeños dramas de los diferentes personajes, las rupturas amorosas de sus amigos a causa de la terrible enfermedad rodean una historia que versa más acerca de la superación personal y el dismitificar una enfermedad cada día más común en nuestra sociedad.

 

La búsqueda de un escritor para conocer el final de la única novela que trata el cáncer y la muerte como los protagonistas lo conciben les llevará a un viaje a Amsterdam que lo cambiará todo.

 

¿Cual es el gran punto fuerte de "Bajo la misma estrella"? Es un libro sencillo, directo, rotundo. No busca moralizar, no busca inspirar pena sobre los enfermos de cáncer. "Bajo la misma estrella" coge una realidad, la pone sobre la mesa y crea una historia de amor alrededor de ella de modo impecable, narrado de forma extraordinaria por la protagonista. Su actitud cínica, su miedo a dañar a los que la rodean y su amor por Augustus Waters, que la hace despertar de su vida apática, dejan una impronta inconfundible en un libro inolvidable. 

Así como la mente enamorada de Hazel da cada vez más vueltas alrededor de Augustus, este se convierte poco a poco en el co-protagonista absoluto de la novela. Un protagonista del que lo primero que sabemos es que su mayor temor no es la muerte, sino el olvido. Augustus Waters quiere ser recordado, no solo como aquel pobre niño que padeció cáncer y al que le cortaron una pierna, sino como él mismo, como el genuino Augustus Waters, que le pone V de Vendetta a una chica a quien acaba de conocer y a quien quiere impresionar, que está siempre ahí para sus amigos y que disfuta haciendo el mono en los videojuegos por parejas. El que es capaz de dejar a un lado los prejuicios y descubrir a la persona que se convertirá en su mundo detrás de unas gafas de oxígeno. 

 

Si queréis mi opinión, se merece ser un fenómeno. No es un Crepúsculo, ni un Cincuenta Sombras, no es una historia de amor cualquiera. Se merece cualquier pedestal en el que queramos ponerlo. 

 

Maravillas Palomino // @MaraPirate

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!