N de Ninja

¿Leonardo, Raphael, Donatello y Michelangelo? No. Hoy no vamos a hablar de las Tortugas Ninja, aunque no estaría mal (reconozco que nunca me atrajo mucho la premisa de tortugas mutantes lideradas por un rata que van de ninjas por la vida y que se llaman como artistas del Renacimiento). Hoy, de lo que se trata, es de ninjas de verdad.

 

¿Qué son los ninjas? Lejos de la idea del ninja vestido de chandal negro, con el antifaz y con esa super velocidad que hace que nadie le vea atacar, los verdaderos ninjas eran asesinos mercenarios entrenados en las más bajas artes de la guerra.

 

(Sigue leyendo)

Bien, para empezar a hablar de los ninjas japoneses (porque los ninjas auténticos son de Japón, es ahí donde Águila Roja, el más famoso ninja español -nótese la ironía- aprendió su arte) antes tenemos que saber un poquitín de lo que viene siendo la cultura japonesa en general. Porque el tema tiene su complicación.

 

Supongo que todos conocemos la figura del samurái, el guerrero japonés por antonomasia, con sus valores del deber y el honor superdesarrollados hasta el punto de llegar al suicidio para no tener que soportar el deshonor (o por no deshonrar a su familia con su propio deshonor, o por no merecer esa vida; la cuestión es que no hubiera deshonra). El samurái era un guerrero de la lucha limpia, al más puro estilo caballero medieval: siempre de frente, siempre honorable. Los samuráis serían de la política de que matar con pistola es de cobardes, que el verdadero asesinato (entendiendo asesinato aquí como el provocar la muerte a un hombre por los avatares de la guerra) solo podría darse en un enfrentamiento justo, cara a cara. 

 

En este contexto (en realidad es un contexto mucho más profundo, pero a grandes rasgos os podéis hacer una idea), nacen los ninjas: guerreros procedentes de las clases bajas (los samuráis pertenecían a una élite militar noble) cuya misión era hacer todo aquello que los samuráis, por su honor, no podían. 

 

¿Qué eran pues los ninjas? Eran los "agentes del servicio secreto" del ejercito japonés; a mí personalmente me recuerdan a los asesinos de Antigua en Canción de Hielo y Fuego. Son, en definitiva, los que se encargaban de los espionajes, las escaramuzas, el sabotaje... Cosas demasiado rastreras como para que los samuráis pudieran realizarlas sin herir su honor. 

 

Así que no, los ninjas no son esas criaturas cuasimágicas con entrenamiento especial para ser ágiles y veloces. En realidad, los ninjas eran expertos en el arte del disfraz y del uso de bombas, pociones y venenos. Usaban armas como los famosos shuriken, espadas o cadenas. Eso sí, sus misiones y su entidad como grupo mercenario eran completamente secretos: nadie sabe a ciencia cierta cuales fueron sus proezas y qué asesinatos o hazañas de guerra fueron ganadas gracias a sus pericias. Un misterio de una cultura realmente fascinante. 

 

Maravillas Palomino // @MaraPirate

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!