Pinceladas naturalistas

Retratar la humanidad desde una perspectiva irónica es algo que no consiguen todos aquellos escritores que se lo proponen. Lograr que una historia refleje el sentimiento trágico de la vida actual sin caer en una crítica pormenorizada y exhaustiva de un sistema de gobierno concreto es complicado, pero es lo que se encuentra en Pastoralia de George Saunders.

 

Tras el éxito de Diez de diciembre (2013) la editorial Alfabia recupera Pastoralia (2000) con una perfecta traducción de Ben Clark que se atreve con los textos del escritor americano. Este libro recoge 6 relatos que hablan de las desgracias humanas desde enfoques distintos, desde la animalización de la humanidad hasta personas que quieren cambiar el rumbo de su vida sin llegar a conseguirlo. La falta de valentía quizás, o la rutina tal vez son motivos que están presentes en más de un relato.

 

 

(Seguir leyendo)

Al contrario que en su anterior –o posterior- trabajo, George Saunders presenta una serie de relatos a través de técnicas prosísticas sencillas y trabajadas a la vez. El narrador, que suele presentarse en tercera persona, va focalizando la historia en personajes concretos. De esta forma, solo muestra una parte de la historia dejando las otras perspectivas para futuras sorpresas que llegarán al final de las mismas, dando un giro a los acontecimientos. Todo ello está aderezado a la vez con voces exteriores e interiores utilizadas de manera precisa, cargando a todo el texto de una expresividad que no pasa desapercibida. Este juego narrativo unido al uso de expresiones propias del lenguaje americano hace que la traducción sea complicada. Sin embargo, nada raro nota el lector español en esta edición ya que los giros lingüísticos, que realiza Ben Clark (el traductor), se adecúan perfectamente a la narrativa característica de George Saunders.

 

La crítica a la sociedad actual queda pincelada a través de distintas perspectivas de acontecimientos concretos de la humanidad, convirtiéndose la cotidianidad en algo grotesco de la mano de Saunders. Todos los relatos tienen un eje común: personas que están esclavizadas por su trabajo. Cada uno de los actantes está condenado a una vida laboral que, de alguna forma, solo se podría solucionar con la muerte, pero ni a eso pueden aspirar estos personajes.

 

El uso de nombres concretos es característico en la escritura de relatos. Sin embargo, George Saunders va un paso más allá componiendo un relato en el que los personajes no están retratados bajo un nombre sino que los generaliza (La infelicidad del peluquero) dando más importancia a las acciones que a los datos concretos.

 

Esas acciones son relevantes en el relato que da título a la obra. Pastoralia plasma la animalización de personas que no pueden escapar de ese mundo laboral porque necesitan el dinero para mantener a sus respectivas familias. A pesar de que este relato esté escrito desde el 2000 goza de actualidad social: “ ¿Tienes idea de lo difícil que es despedir a una tía, por no hablar de una tía mayor, por no hablar de una tía mayor que acumula tantos años de servicio en cada una de sus abultadas patas?

 

En definitiva, George Saunders recuerda a escritores tan relevantes como George Orwell mostrando un mundo todavía a medio camino de lo que debería ser, dejando escritas distopías que se van sucediendo a lo largo de seis relatos. Cabría preguntarse,  ¿qué es, por tanto, Pastoralia?

 

El retrato de la humanidad, eso es Pastoralia.

 

 

 

Sonia Pérez Sánchez // @SoniaPerezSchez

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!