J de Jazmín

Si alguien me preguntara (y ya sé yo que en estos lares no sois mucho de preguntar), le diría que mi flor favorita es sin duda el jazmín. No porque sea especialmente bonita (en ese sentido, quizás los pensamientos me gusten más), sino porque su olor es maravilloso y me ha acompañado durante toda la infancia. Oler un jazmín es una vuelta atrás en el tiempo, cuando deshojaba la pobre flor y siempre daba "Me quiere" (fortunas de tener sólo cinco pétalos).

 

El caso es que me encontraba yo el otro día pensando en eso de los jazmines, los jazmineros, las flores, los ramos, los colores, los olores y me puse a pensar... ¿Quedarán reductos de aquello que se denominaba el lenguaje de las flores? ¿En el que cada ramo y cada combinación significaban una cosa? Pues sí. Internet es poderoso. De modo que hoy hablaremos del lenguaje secreto de las flores y de los significados que encierran entre sus pétalos. ¿Nos acompañas?

 

(Sigue leyendo)

Bueno. Digamos toda la verdad. Nos acordamos de que significan sus colores, aunque de combinaciones de ramos podemos encontrar poco. Leí una vez en un libro de Federico Moccia que un ramo de rosas blancas con una roja en medio significaba que te estaban pidiendo perdón. Sin embargo, no hay un decálogo de lo que significa cada ramo y cada combinación de flores (lo cual sería una estupenda idea). De lo que sí podemos encontrar abundante información es sobre el significado de cada flor y el significado de sus colores. 

 

El significado de los colores es típico: el blanco, la pureza; el rojo, la pasión; el verde, esperanza (ahora después hablaremos del concepto "flor verde"); azul, sabiduría (y amor platónico, si te regalan una flor azul te consideran inalcanzable, aunque hayan alcanzado a regalarte una flor azul); amarillo, sabiduría y triunfo...

 

Por flores también hay significados, y aquí ya nos podemos morir: porque mi querido jazmín simboliza la gracia y la pureza; el pensamiento significa "no me olvides", mientras que el nomeolvides quiere decir amor sincero (lo sé, es confuso); el girasol demuestra admiración (siempre se va a girar a verte, como esta flor al sol). El gladiolo es una superflor mejor que los relojes, porque indica (¡atención!) la hora de la cita. Que a las ocho, ocho gladiolos. Que a las seis, seis gladiolos. Que a las siete y media... Bueno, a las siete y media no se queda, que no hay medios gladiolos. 

 

Las dalias expresan gratitud; el geranio, la alegría de estar con alguien; el clavel es una advertencia de que es posible que se desenamoren de ti (hay que cuidar más esas relaciones, ¿eh?); los lirios son el símbolo del amor (oooooh, que bonito) y las peonías, timidez y vergüenza. 

 

Los nenúfares significan "eres de hielo y no sabes apreciar lo mucho que te quiero" (lo que más de uno reporcha a Taylor Swift, alias "la reina de hielo"); la amapola significa el reposo y la tranquilidad (que se lo digan a Dorothy que cayó redonda con las de la Malvada Bruja del Oeste) y los crisantemos amor eterno (a no ser que sea amarillo, si te declaras y te regalan un crisantemo amarillo puedes ir haciendote a la idea de que la respuesta es no).

 

Interesante el mundo de las flores, ¿no? Ya sabéis: olvidad lo WhatsApp, los SMS, los privados por Facebook, los chats y los foros, y decídselo con flores. Eso sí, no olvidéis un manual o un enlace para ayudar a la interpretación, no sea que esa persona se confunda y entienda lo que no deba entender.

 

Maravillas Palomino // @MaraPirate

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!