Música, por favor

La noche murciana es un refugio seguro, un descanso tras un duro día de calor infernal. Por la noche, las calles se llenan de gente, el ambiente se alegra. No importa que sean las diez, las once, la una o las tres. Es verano y la noche hay que disfrutarla. Eso es lo que deben pensar las personas que poco a poco van llegando a la sala 12 y medio. Personas de todas las edades, de todos los estilos, pero con un rasgo en común. Van a disfrutar la música.

 

Todos saben a lo que vienen: a escuchar al gran grupo referencia en el mundo indie que es Sr. Chinarro, a deleitarse con la voz y las letras de su líder Antonio Luque. El telonero, Maronda, es un simple preludio de lo que vendrá: todos quieren escuchar a su ídolo. Por fin, llega el momento. Sr. Chinarro salta al escenario.

 

(Sigue leyendo)

No podía esperar un público más entregado, más tolerante, más encantado de estar allí. Y aunque no se sabe qué (si los nervios, si la bebida de ese misterioso vaso de Pepsi, o si de verdad son las reminiscencias que traen las letras) le juegue una mala pasada al cantante, y nos falten trozos de canción en algunas de las primeras, el público perdona. Porque es Sr. Chinarro, le conocen, entra dentro de lo que puede pasar.

 

El buen feeling que hay entre los músicos de la banda se contagia al público, conforme la música continúa, y el anecdótico lapsus se olvida para dejar paso al ritmo constante, a los acordes contundentes y a la atmósfera que Chinarro consigue crear con su sonido. La euforia se apodera del público cuando comienza a sonar Vacaciones en el mar: empiezan los primeros pasos de baile, la gente dejándose llevar. Y la música incesante, absorbente, no para.

 

Acompañado por Pablo Cabra, Jordi Gil y Javi Vega, ya antiguos conocidos, Antonio Luque da un repaso por su más laureada discografía, por sus más reputadas canciones. Así, temas como Una llamada a la acción, Lejano Oeste, La Decoración o San Borondón suenan en la Sala 12 y medio, seguidas por el público, que se convierte en una segunda voz de la banda en muchas de ellas. El público es lo importante, y los componentes del grupo no dejan de saberlo. Luque no duda en compartir anécdotas y comentarios con su público, entre canción y canción; no faltan los chistes en la velada, para divertimento de la audiencia y de los propios músicos. El ambiente, en los breves intermedios, se acerca al de una reunión de amigos.

Pero lo importante es la música, y Sr. Chinarro consigue, con sus canciones, de las más cañeras a las más íntimas, trasmitir a su público exactamente lo que desea. La magistral interpretación de Gitana arranca un efusivo y sincero aplauso de una audiencia estremecida por la fuerza de la canción. Sin embargo, el concierto parece llegar a su fin: Chinarro se encarga de anunciarlo con su Reina de las nieves y su “está fiesta terminó”. Tras un solo de guitarra los músicos saludan y se marchan. Se encienden las luces.

 

Pero el público se resiste a irse. Silba, aplaude, pide otra, a sabiendas de que está a merced de la voluntad del artista. Poco después, triunfa la música y uno a uno, los músicos van apareciendo en el escenario, para tocar un bis en el que interpretar canciones tan emblemáticas como No tienen sexo los ángeles. Finalmente, ha sido una hora y media en la que Sr Chinarro nos ha enseñado lo que mejor sabe hacer: buena música.

 

Fotografía y texto:

Maravillas Palomino // @MaraPirate

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    @RoqueValde (miércoles, 18 junio 2014 11:53)

    En los ojos de esta instantánea esta la esencia de Luque y del NesquiK.
    A ver cuando se resuelve ese detalle de la bilocación, no lo puedo demostrar pero estoy tras su párpado izquierdo, en el derecho no me pongo que me bloquea...cosas de su Cultura Inquieta Getafense.

  • #2

    @RoqueValde (miércoles, 18 junio 2014 12:00)

    Aclaro algo. Me refiero a la penúltima de la serie que creí de tres y resulta que hay un montón....pero muchas muestras de toda la banda en ese momento que describo y que se alcanza en los conciertos de Sr. Chinarro, doy testimonio de ello....la Fé se la dejo a los que aprendieron a restar hace poco tiempo...A mi no me cuenta nada el Imbécil....os dejo que me la juego ;-)

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!