¿Quién habló de Farm-Lit?

Hablar de Farm-Lit (ese híbrido entre la Chick-Lit –literatura para mujeres al más puro estilo Sexo en Nueva York- y la temática granjera) cuando nos referimos a Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor, es usar un término inexacto. Porque el término Farm-Lit nos da la idea de ficción, y este libro de ficción tiene poco. No es una comedia romántica, por mucho que Ree, la protagonista, sufra las más divertidas situaciones por amor. No. Cuando tienes en tus manos Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor lo que sostienes es la historia real de una mujer, una autobiografía crítica, un sincero relato de un romance y de un cambio radical en una vida que  convertiría a su autora en todo un personaje en los Estados Unidos. No es Farm-Lit. Es la vida.

 

 

(Sigue leyendo)

La historia de Ree Drummond no tiene nada de… ¿Cómo decirlo? Intrigante. Ella misma nos lo desvela en la introducción de su libro: podremos leer desde que conoce a su “hombre Marlboro” hasta su matrimonio; y más tarde un poco de su vida conyugal, hasta el nacimiento de su primer hijo. De modo que no, no hay sorpresa en cuanto al contenido. De hecho, todos los textos hasta su matrimonio habían sido publicados antes en el blog de Ree, The Pioneer Woman.

 

Así que, ¿qué tiene de especial Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor (The Pioneer Woman en su edición en inglés)? Sin duda alguna, el estilo de Ree, que cuenta sin dudar sus idas y venidas en un noviazgo que (sumando y restando edades de los niños) se produjo en los noventa y su cambio de chica frívola (frívola, muy frívola, tremendamente frívola), a una mujer práctica, trabajadora y ama de casa ejemplar.

 

Todo empieza cuando Ree decide alejarse de su indiferente novio de Los Angeles e irse a vivir a Chicago, previa parada de unos meses en casa de sus padres, en Oklahoma. Allí, vuelve a encontrarse con viejos amigos y, en una de sus salidas nocturnas, conoce a un vaquero que la deja fascinada. Sin embargo, la ansiada llamada pidiendo una cita por parte del vaquero (alias “el Hombre Marlboro”, del que nunca sabremos el nombre) se produce dos meses más tarde, apenas un mes antes de su mudanza a Chicago. Sin embargo, la mudanza se irá aplazando hasta finalmente ser anulada en tanto que la relación entre Ree y el “Hombre Marlboro” avanza, se hace más profunda, íntima (aunque no tan íntima, no al menos hasta después de la boda), y Ree asume que tiene renunciar a todos sus planes si quiere vivir su amor. Porque su “hombre Marlboro” tiene una vida, un negocio en el rancho, y ella no puede pedirle que lo deje todo por ella. Al final, los vaqueros ajustados, los zapatos de tacón y su personalidad frívola irán desapareciendo, en aras de convertirse en la mejor mujer posible para su futuro marido, ese hombre guapo, sensible, callado y misterioso, casi perfecto, que la ha conquistado. Y, bueno, entre medias hacer tareas desagradables propias de los ranchos para superar las pruebas que su cuñado le prepara para ver si de verdad vale para ser la esposa del “Hombre Marlboro”. 

Ree y su Hombre Marlboro // Fuente: thepioneerwoman.com
Ree y su Hombre Marlboro // Fuente: thepioneerwoman.com

¿Hemos dicho ya que el noviazgo ocurrió en los noventa? Es un dato muy importante para entender una relación que hoy en día se vería descabellada. Conforme yo lo leía, imaginaba a las feministas de todos los tiempos despotricando contra la pobre Ree y su falta de iniciativa.

 

Los que esperen una novela chispeante, emocionante, al más puro estilo (como hemos dicho) Jane Green o Sexo en Nueva York, se va a llevar una decepción. Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor no es más que la confidencia que hace la autora a sus lectores, de cómo ha llegado a ser quien es, y quien obró ese cambio en su vida. Cuenta su historia de amor, una historia de amor sincera, absorbente y real. Una historia de amor con la que cualquiera (salvando las distancias, por supuesto, no creo que haya muchos “Hombres Marlboro” sueltos por el mundo) podrá identificarse.

 

Quizás para entender un poco mejor el libro sea necesario saber algo de Ree Drummond. Es una bloguera de mucho prestigio en EEUU, y participa en programas de televisión de cocina. Sus libros de recetas son muy famosos en América. Su blog tiene extractos de su vida diaria en la granja, consejos de Homeschooling (o cómo enseñar a tus hijos en casa), blogs de entretenimiento, de cocina… Es más: The Pioneer Woman ya no es el blog de Ree Drummond. El abanico de colaboradores es inmenso, incluyendo el maravilloso y misterioso Hombre Marlboro (reconozco que yo entré por primera vez al blog para ver si Ree le hacía justicia). Desde luego, thepioneerwoman.com es digno de entrar y perderse un poco. En primer lugar, porque tiene un nexo enorme con el libro que nos ocupa. Y, en segundo lugar, porque es una ventana abierta a un modo de vida completamente distinto al que estamos acostumbrados, alejado del Estados Unidos que conocemos. Ree nos da retazos de su vida, de su economía (¿Cuánto cuesta educar a los niños en casa?) y de sus gustos y aficiones, con el mismo estilo cercano que impregna su novela.

 

En definitiva, Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor es una bonita novela confesional, aderezada (estamos hablando de The Pioneer Woman, nada menos) con las recetas que la joven prepara a lo largo de la historia. El apéndice es una joya, desde los sencillos y vegetarianos platos de la primera Ree a los consistentes asados de carnes de la Ree casada e instalada en el rancho; no podían faltar en el libro de la mujer que se ha hecho famosa por sus recetas.

 

 Tenemos delante un testimonio de amor, perseverancia y algo de locura, que harán que pronto superemos las reticencias a la pusilánime Ree y veamos la verdadera esencia de la historia: no todas las historias de amor son perfectas, no todas las historias de amor son ficción.

 

Maravillas Palomino // @MaraPirate

FICHA TÉCNICA

 

Título

Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor

Autor

Ree Drummond

Editorial

Espasa

Temática

Narrativa

Páginas

409

Precio

18'90€

 

cambio-mis-tacones-por-las-ruedas-de-un-tractor_9788467041095.jpg
Ree Drummond

Llega el farm lit, el nuevo fenómeno literario en el que las heroínas cambian los martinis por el campo y el pan casero.

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!