Cuando el arma es la poesía

Lucas junto al director y una profesora del IES
Lucas junto al director y una profesora del IES

Joven, muy joven, con zapatillas deportivas y el pelo sumido en el caos. Antonio Lucas acudió al IES Diego Tortosa de Cieza a charlar sobre versos y periodismo  con los alumnos del instituto. Acostumbrados a imaginar o a estudiar a poetas de otros siglos – viejos señores y pálidas mujeres- los alumnos escucharon fascinados a un escritor de raíces ciezanas que, admitió, “hacía el golfo con una moto por los pasillos de este mismo instituto”.

 

El ganador del XXVI Premio Fundación Loewe se ganó a uno de los públicos más difíciles para la poesía mostrándose cercano, pegado a la realidad. Para él, “la poesía es una forma de atarse mejor a lo real” y así lo demostró en el encuentro, en el que 200 alumnos escucharon y recitaron los versos de Los desengaños, el poemario ganador del prestigioso premio de poesía.

 

(Sigue Leyendo)

Antonio Lucas quiso dejar claro la importancia que la cultura tiene en la vida para la creación de la conciencia crítica del individuo: “Se trata de una escuela de tolerancia, la poesía es una gran plaza pública que sirve para hablar de todo de todas las maneras posibles”.

 

El poeta dejó, durante su ponencia, numerosas enseñanzas que, casi en forma de verso, se derramaban del escenario en dirección al público. Insistió en la necesidad de ser un gran lector, de consumir literatura de calidad y de vivir en los libros para estar más pegado al mundo.

Tras la lectura de poemas como “A mis 37”, “Noctámbulos” y “Querella”, Antonio Lucas reflexionó sobre el estado actual del periodismo, su profesión. Para él, el oficio pasa por malos momentos por “cometer el error de creerse el 4º poder, en vez de un contrapoder”. Invitó con ánimo al estudio profesional del periodismo, que “ayuda a mirar el mundo de otro modo y sirve como gran cantera de escritores porque contribuye a hacerse un estilo, un lenguaje, una voz que distinga lo que uno escribe del resto del mundo”.

 

Antonio Lucas, cercano, preciso, con una oratoria casi poética, dejó fascinados a los alumnos del IES que, tras un acertado debate sobre versos y crónicas periodísticas, se acercaron al autor para charlar con él. Quizá porque la poesía no es, para los jóvenes, tan aburrida como parece. Quizá porque los versos emocionan a las nuevas generaciones tanto como a las anteriores. Quizá porque, aunque nadie lo crea, la poesía es un arma que traspasa a todos, que llega a todos.

 

Daniel J. Rodríguez// @DanielJRguez

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!