Sexo para pasar la tarde

No ha sido la literatura la que ha reinado en esta ocasión en el encuentro de "Escritores en su tinta". Tampoco los viajes, o el periodismo, o la cultura. Bueno, quizás sí. Porque todo está relacionado. Y la historia surgió gracias al periodismo, y los viajes la hicieron posible, y la cultura y la sociedad lo hicieron tabú. La biblioteca Salvador García Aguilar acogió esta vez a Valérie Tasso, la reina de la novela erótica.

 

(Sigue leyendo)

Antes de que E L James se le ocurriera hacer una cursi novela sobre sadomasoquismo, mucho antes de que se pusiera de moda la literatura erótica (ese género tan de clase de B para la gran parte de la sociedad), Valérie Tasso publicó Diario de una ninfómana. Todo un escándalo. El libro contaba sus propias vivencias durante los seis meses en los que decidió experimentar con su cuerpo y descubrir sus límites dedicándose a la prostitución. Y su publicación supuso la pérdida de amigos, y un pequeño choque con la realidad.

Desde entonces su carrera literaria, unida al sexo, ha ido en constante crescendo. Paris la nuit, El método Valérie, Antimanual de sexo o Diario de una mujer pública son algunas de sus novelas, que han dado la vuelta al mundo, no sin causar un poco (o mucho) de polémica. “Me echaron de Roma cuando salió la película de Diario de una ninfómana”, confesó entre risas.

 

Una noche entre risas, murmullos y un silencio atento jamás visto cuando Valérie hablaba de sexo anal, felaciones, genitalidad, literatura erótica o sadomasoquismo. A cada comentario directo y franco de la autora, el público murmuraba, entre sorprendido y escandalizado. Como si nunca nos hubieran hablado francamente de sexo. Contra eso lucha Tasso: contra los tabúes, los estereotipos, y la mojigatería de no hablar del tema. Contra el mal uso de las palabras para denominar prácticas sexuales (nos dejamos fascinar por sus explicaciones etimológicas) o la malversación de la propia palabra sexo.

 

La velada fue sexual. La presencia de la literatura fue puramente anecdótica, simple excusa para una magistral charla de educación sexual, de defensa de la prostitución como oficio (más de uno salió escandalizado) y de pacto de infidelidad. Las preguntas a la autora fueron más una consultoría. La sensualidad se comió a la escritura, y casi todos (menos los escandalizados) salieron con una sonrisa y con un nuevo descubrimiento. Y con un pequeño terremoto en sus corazones. Porque Valérie Tasso dinamitó con sus palabras directas y graciosas los pilares de la pequeña muestra de sociedad que allí se hallaba reunida. Con toda la intención del mundo.

 

Maravillas Palomino // @MaraPirate

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!