La importancia del mundo connotativo

El fin de los dinosaurios es la última recopilación de microcuentos de Javier Tomeo (1932-2013). Con triste sensación de despedida, nos enfrentamos a una selección póstuma de su prosa breve, inédita hasta ahora, cargada de tintes a cotidianidad escondida detrás de grotescos personajes.

 

Javier Tomeo tenía el don de la palabra. Crear versos es una tarea ardua pero crear prosa “de precisión”, como él la calificaba, no lo es menos. En esta recopilación, crea un universo que se va completando con cada narración; de esta forma, se tiene que realizar una valoración en conjunto del trabajo, pues una realizada sobre un microcuento en concreto dejaría de tener sentido completo.

 

(Seguir leyendo)

Cada uno de los escritos constituye un mundo denotativo claro y compartido por todos los lectores. Monstruos, personajes sacados de leyendas populares o animales son algunos de los personajes favoritos del escritor. Pero es que Javier Tomeo no se queda solo en esa historia denotativa sino que crea un mundo connotativo pleno. En su mundo, las amazonas se dan cuenta de que en realidad son conejas, las personas rehúyen de niños molestos y tienen intención de mandar a un nido de gaviotas asesinas detrás de los infantes, los niños presumen con orgullo sus cuellos de jirafas y los monstruos se sienten solos y fuera de lugar. La metamorfosis de los personajes puede realizarse en el plano real del cuento (“El hombre arenque”) o ir un paso más allá y que el lector sea quien traslade a esos personajes animalizados en seres concretos y reales (“A propósito del ciprés”).

 

Es de esta forma como vemos que la prosa de Javier Tomeo tiene varios niveles de lectura. En un primer nivel se nos mostraría aquel plano que está plasmado en las blancas hojas a través de un lenguaje sencillo y comprensible para todos los receptores; pero, después, en un nivel más profundo, hay unas connotaciones elevadas y a las cuales llegará el receptor que sepa leer en lo no escrito.

 

En primera o tercera persona da igual, el autor utiliza la narración que es idónea para cada extracto de realidad. La extensión también varía en función de la temática; cada minirrelato muestra una sentencia sobre algo cotidiano, y ese impacto de existencialismo da lo mismo que quede reflejado en cinco líneas que en veinticinco, el resultado es el mismo: eliminar la venda del lector.

 

Tomeo estuvo trabajando en esta composición la última parte de su vida y, tras diversas revisiones, extrajo textos y añadió otros dando el visto bueno al resultado final que podemos disfrutar gracias a la editorial Páginas de Espuma.

 

Para entender mejor a este autor, el libro recoge tres textos que lo complementan. Daniel Gascón (prólogo), Ismael Grasa (epílogo) y Antón Castro (apéndice), expertos en Tomeo, han querido participar en esta edición que es el resultado de un trabajo en común entre editor y escritor. Dando como resultado, sin dudas, un trabajo exquisito y digno de la obra final de este genio de las letras.

 

 

Sonia Pérez Sánchez // @SoniaRIPEC

FICHA TÉCNICA

 

Título

El fin de los dinosaurios

Autor

Javier Tomeo

Editorial

Páginas de Espuma

Temática

Microrrelatos

Páginas

194

Precio

17 €

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!