Rescatando la poesía

Poesía. Música. Música; poesía. Poesía, música. Música y poesía. Poesía o música. Notas que se confunden con palabras. Palabras que se hacen oir por encima de melodías. Silencios. Aplausos. Risas. Blanco y negro. Más música y más poesía. Miradas amistosas. Gracias elocuentes, sentidas, cercanas. Y versos recitados con pasión, con ternura, con dolor, con encanto. Y música. Y poesía.

 

En pocas ocasiones tenemos la oportunidad de disfrutar en Murcia de una velada como la que La Galla Ciencia ha preparado para presentar su primer número. Una velada entre amigos para presentar un proyecto que nació con ilusión y que ha culminado con el lanzamiento de un primer número en papel repleto de letras inéditas. 

 

(Sigue leyendo)

Rodeados por los cuadros ígneos que adornaban las paredes de LéUCADE, los asistentes se preparaban para oír poesía. Estaba anunciado, no sería una simple presentación. Y, de repente, acordes de guitarra. De improviso, un torrente de voz invadía la sala, dando por inaugurada la presentación. La voz de Natalia Peluso y la guitarra de Antonio Irigoyen acompañarían durante todo el acto a las letras, las voces y las risas. El sónido íntimo de la acústica, que nos acercaba a todos un poco más hacia el sujeto de nuestra reunión, daba pronto paso a un momento sentido. Un momento que no tenia que ver con La Galla Ciencia, aunque sí con la poesía. 

 

El silencio se ha hecho en la sala cuando se ha anunciado el homenaje a Antonio Machado. Un texto rememorando su muerte y un poema maravillosamente recitado por Vicente Cervera han compuesto el emotivo recordatorio que La Galla Ciencia ha querido hacer al poeta andaluz.

 

Pronto, sin embargo, la recién nacida revista reclama su protagonismo, y oímos hablar de maquetas, páginas web, formatos blancos y negros sencillos, limpios y clásicos, y sobre todo de colaboradores. Porque La Galla Ciencia es una revista que ha salido adelante gracias al crowdfounding, gente que ha comprado la revista antes de su lanzamiento de modo que hubiera dinero para realizar un proyecto que un grupo de amigos ideó "haciendo unas migas".

 

Los colaboradores con el crowdfounding han recibido, además de un ejemplar del primer número de la revista La Galla Ciencia, un marcapáginas artesanal hecho con "de la tierra", con un facsímil de un verso de Jose María Álvarez.

Para terminar, como no podía ser de otro modo, música y poesía. Sin adornos, sin presentaciones. Sólo las notas y las letras. Al final, muy al final, los versos de Jose María Álvarez han inundado la sala, ante la "indignación" de un espectador, que ha interrumpido el recital en una actuación que el público ha creído pies juntillas. No era más que una llamada de atención, un experimento bien llevado que quería demostrarnos una cosa: poesía es todo, y todos los que allí se encontraban estaban por su amor a los versos. Y es que Galla Ciencia sólo pretende ser eso: un refugio para los amantes de la poesía, un espacio donde leer (físicamente y en papel) delicias convertidas en verso. 

Maravillas Palomino / @MaraPirate

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!