Enrique Valle, el canalla que no hace daño a nadie

En la fotografía los dos Enriques durante el inicio del recital
En la fotografía los dos Enriques durante el inicio del recital

Acompañado por un gran amigo y poeta, Enrique Valle llega a Zalacaín, la noche del lunes, oculto tras unas gafas de sol, aún a pesar de que la oscuridad cayó hace ya tiempo en la ciudad de Murcia. Escucha, siempre oculto tras los negros cristales, una presentación de lo más justa, aunque él mismo desconozca parte de su propia biografía señalada por Enrique Gracia Trinidad, tal y como señaló el escritor minutos más tarde cuando el micrófono le pertenecía por entero.

 

El poeta, porque a pesar de que tenga publicados solo dos poemarios no hay otra palabra que defina mejor a este madrileño, escribe con la consciencia de aquel que sabe manejar con maestría las palabras. Con vocabulario largo, rápido y acertado, Valle huye, con total acierto, de los versos con rima, de la métrica ajustada y de los cánones que dictan las grandes directrices de la literatura lírica; aunque tenga algunos escritos que sí sigan esas pautas, son poemas que estarían mejor con versos libres y con una estructura muy fibrosa característica del resto de sus escritos.

 

Este uso de la métrica desajustada es su especialidad, él no pasa por el pago de ajustarse a determinadas restricciones por el hecho de publicar o de vivir con grandes lujos; antes bien, paga el precio de una vida ajustada pero totalmente desatada de cadenas que lo atarían a un estilo con el que no está de acuerdo.

 

(Seguir leyendo)

Enrique Valle
Enrique Valle

En sus versos, “todo está permitido sin que sea nada obligatorio”, como señaló Enrique Valle antes de dar comienzo con una recital que abarcó un abanico de poemas cargados de originalidad, crítica, ironía y sátira.

 

Dejando a un lado los vidrios ahumados, sacó unos papeles desordenados que fueron la batuta física de la noche cargada de líquido y letras, y es que en el Zalacaín esta mezcla es perfecta. Enrique Valle, eligiendo casi al azar las lecturas de la noche, se fue ganando a un público que ya lo miraba con admiración desde que cruzó el umbral. Poemas como “Mala gente”, “La llamada” o “Chamán” se fueron sucediendo sin que los relojes marcaran los segundos para los oyentes, sin embargo, para él sí iba pasando el tiempo y con una sinceridad admirable y una humanidad que muestra con su humor desde el principio, decidió poner punto y final con la lectura de un par más de escritos tras una hora de recital, aunque el público no lo dejó.

 

Los allí reunidos, almas que se escudan tras el calor de una voz profunda y perfecta para un recital poético, querían más y así se lo hicieron saber, provocando que Enrique Valle volviera a elegir unos cuantos versos reunidos en escritos que estaban olvidados en la marea blanca que inundaba su mesa.

 

Podríamos calificar sus poemas como composiciones con una rotundidad clara, directa y sin ambigüedades. El escritor no se anda con rodeos ni con eufemismos en sus creaciones, él si quiere decir “polla” lo dice claramente y sin avergonzarse, lo que le ha valido la crítica de muchos. Crítica que él dirige a aquellos escritores que componen lo que se considera una lírica culta pero que no es propia de los tiempos en los que vivimos. Él prefiere un estilo canalla, pero sin pasarse de la raya.

 

Por desgracia Enrique Valle decidió hace un tiempo dejar de escribir. Aunque solo nos ha regalado dos poemarios, por amistad, y solo por este motivo, sigue regalando su voz en noches donde las gafas de sol son idóneas para un recital de poesía en mitad de la ciudad de Murcia.

 

 

 

 

Sonia Pérez Sánchez // @SoniaRIPEC

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    rosa jimena (martes, 18 febrero 2014 18:38)

    Hermosa crónica Sonia y aún siendo difícil hacerle total justicia a este gran poeta, tú lo consigues. Un beso

  • #2

    cafedeletras (martes, 18 febrero 2014 20:21)

    Sus poemas son... agua cargada de realidad. Sí que es difícil hacerle justicia, no hay léxico para describirle. Muchas gracias Rosa :-)

    Sonia

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!