27 años en la cárcel

14 años. Eso ha tardado la autobiografía de Mandela llamada Un Largo Camino Hacia La Libertad en llegar a las pantallas. Nelson Mandela, Madiba, recibió muchas ofertas de productoras de Hollywood para llevar a la gran pantalla su vida, pero al final ha sido una producción sudafricana la que recreó los 75 años de la vida, longeva vida por otro lado, de Tata, como era conocido.

 

Pero su estreno tiene un cariz algo más triste. Tras 14 años decidiendo quién haría el film, cuando ya has elegido a todo el reparto y el director, cuando ya has rodado todo lo que esos 143 minutos de metraje tienen que expresar, cuando ya presentas la cinta ante todo el mundo, muere el escritor del libro, muere el personaje central de tu propia película.

 

Porque, y aunque esto ya lo sabíais, no está de más decirlo, la película es Mandela. Te muestra como un niño de la etnia xhosa deja su aldea y estudia hasta convertirse en uno de los dos únicos abogados negros de Sudáfrica. Cómo ese hombre se casa, forma una familia pero considera que la lucha por los derechos de su gente es más importante. Cómo rehace su vida y cómo vuelve a destruirse por sus acciones. Cómo ese padre de familia, abogado, se convierte en el líder del brazo armado del Congreso Nacional de África (CNA).

 

Pero lo interesante viene después. Y es cuando más sorprende la película. Todos los datos anteriores son abiertamente conocidos. Cualquiera que sepa algo de Mandela sabe que no siempre abogó por la democracia de forma pacífica. Montó el Umkhonto we Sizwe (Lanza de la Nación), el brazo armado del CNA, organización de la que Nelson formaba parte desde hace mucho. Asesinó gente o mandó que lo  hicieran otros; atacó a los blancos, los Boers, destrozando o saboteando sus instalaciones. Pasaron de los actos pacíficos de negación a mantener el apartheid al combate armado.

 

Mandela fue catalogado como terrorista por sus actos contra el sistema sudafricano, y aunque pasó años huyendo de la justicia, fue capturado en 1962 junto a varios líderes de su organización. Juzgado en el Proceso de Rivonia, fue condenado a cadena perpetua. Y a partir de aquí nos ofrece una versión de cómo veía Mandela tanto el interior de la cárcel como los sucesos en el exterior. La angustia del personaje por saber que no saldrá de allí, la no desesperación y las constantes ganas de luchar por un trato más justo hasta en ese infierno se muestran constantemente en la película.

 

Idris Elba es quien interpreta a Nelson Mandela en esta película. Actor muy querido por los seriéfilos por su papel en la serie The Wire y hemos podido verlo en películas como las dos de Thor, donde interpreta a Heindall, y Prometheus, donde interpreta al capitán de la nave. Ofrece una interpretación genial del personaje de Nelson Mandela, pero que podremos apreciar más en versión original, puesto que el actor moduló su acento británico para parecerse al del líder sudafricano.

 

Pero tampoco los secundarios se quedan atrás, desde Naomie Harris, que ha pasado a interpretar a Winnie Mandela tras su paso por Skyfall o Piratas del Caribe, donde interpreta a Calipso, hasta el resto de actores, todos sudafricanos. De hecho, sorprende que todos los miembros del reparto sean sudafricanos, excepto los principales y el director que provienen de Gran Bretaña.

 

La cinta es larga. Muy larga. Y nos ofrece una versión un poco edulcorada de muchos de los hechos en los que se ve inmerso Mandela. Nos lo muestra como un hombre que siempre ha buscado las leyes para su gente, y es cierto. Pero los datos más oscuros de su vida están matizados, o simplemente no están. Es un biopic suave, tiene muy buen gusto, tanto que llegas a sentirte engañado en muchas partes. Pero el personaje está recreado de una forma magnífica, y eso ayuda a cogerle cariño.

 

Recibió 3 nominaciones a los Globos de Oro, aunque al final solo consiguió el de Mejor Canción Original para el grupo U2. Hace pocos días fue nominado a un Oscar por dicha canción. Ninguno de sus protagonistas fue nominado a los Oscar, aunque Idris Elba sí lo hiciese para los Globos de Oro. La verdad es que el trabajo del actor es encomiable, pero al ser el tercer actor que interpreta a Nelson en menos de diez años, está algo visto.

 

14 años y el inspirador del film no podrá verlo. Mandela moría el 5 de diciembre del año pasado (hace casi nada). Al mismo tiempo, en Inglaterra, se preestrenaba el film con el Príncipe de Gales como autoridad y las hijas de Mandela en la sala. Vieron la película sin saber la noticia. Al terminar la cinta se pidió un minuto de silencio para el político, mientras sus hijas salían hacia Sudáfrica. Mandela murió el mismo día que se recordaba su vida. No deja de ser curioso.

 

El último dato curioso lo encontramos en la traducción del título. El libro en el que está basada se llama Un Largo Camino Hacia La Libertad, The Long Way To Freedom en inglés, y ese titulo es el que se mantiene en todo el mundo. Pero en nuestro país obtiene el subtítulo de Del Mito Al Hombre. El por qué nadie lo sabe, pero no tiene mucho sentido. De todas formas es más importante ver la película para entender que, aunque edulcorada, la vida de Mandela es fascinante.

 

Carlos J. Rosique Martínez // @XarlyRosique

  FICHA TÉCNICA

 

Titulo Mandela. Del Mito Al Hombre
Título original Mandela. Long Way To Freedom
Director Justin Chadwick
Reparto Idris Leba, Naomie Harris, Tony Kgoroge
Duración  143 minutos

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!