N de Nina

Una de las cosas que más me gustan en esta vida es escuchar bandas sonoras de películas. Y no solo esas magníficas obras instrumentales capaces de hacer que la más aburrida tarde de trabajo o estudio se convierta en una apasionante aventura (ayer me lo pasé pipa yo escuchando la banda sonora de Piratas del Caribe 3), sino que también esos discos de canciones que han sonado dentro de la película. Desde Crepúsculo (que hemos de reconocer que tiene un grandísimo playlist) a Juno (ese Vampire todavía me saca sonrisas), hay muchísimas películas que tienen una música digna de mención. Incluso a veces, esa playlist es mejor que la propia película. Pero eso es un debate aparte. 

 

 

(Sigue leyendo)

Nina es una joyita que rescaté (¡atención!) de la banda sonora de Tre metri sopra il cielo, la adaptación italiana (y original) de A tres metros sobre el cielo. Ésta es una de mis canciones favoritas, de las que me ponen de buen humor enseguida, por su carácter buenrollista y alegre. Podría no cansarme nunca de escucharla. Tre metri sopra il cielo tiene una playlist de esas que hay que escuchar enteras; no solo Nina merece la pena. Y os voy a poner como ejemplo esta desgarradora canción de Lamb:

 

 

Otras bandas sonoras geniales (y creo que este es uno de los casos en el que la playlist es mejor que la película en sí) es la de Un sueño para ella. Para los ignorantes de la filmografía de Amanda Bynes (entiendo que no todo el mundo puede estar puesto en los detalles de actores más bien mediocres con películas más bien superflúas), Un sueño para ella cuenta la historia de una chica americana que descubre que su padre es un lord inglés y viaja a Gran Bretaña para recuperar la relación paterno-filial que nunca ha tenido. Con el consecuente choque de culturas, de nivel social, recuerdos del pasado y conveniente enamoramiento que se ve normalmente en estas películas. Si por algo merece la pena esta película, es por su banda sonora (además de por Colin Firth). Canciones como London Calling o Whats your flava? hacen de esta película un grato entretenimiento para los oídos. 

 

Y termino ya con otra película que también merece mucho la pena (es un gran homenaje a los cuentos de hadas en clave muy humorística) con grandes canciones, al más puro estilo musical. Somebody to love, Crazy, Don't go breaking my heart... son canciones que suenan a lo largo de ésta sátira donde magia, política y música convergen en una muy extraña versión de la Cenincienta.

 

 

¡Hasta la próxima semana!

 

Maravillas Palomino // @MaraPirate

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!