En la C/ Honda sirven versos

La noche del viernes cae en medio de la ciudad de Cartagena, y los traseúntes caminan por el casco histórico disfrutando de lo que la urbe les ofrece.

 

Las casas se suceden salipacas por bares y restaurantes, cada persona elige aquél que más se adapta a sus necesidades y estos se van llenando lentamente.

 

El bar "El hombre tranquilo", situado en la céntrica calle Honda, es un negocio pequeño pero acogedor. Sus no más de cuatro mesas llenan el local donde se reune la gente que espera escuchar a la madrileña Julia Moreno. La escritora, morena, delgada y con una eterna sonrisa, vive en Cartagena desde hace ya mucho tiempo, tanto que ya se siente más cartagenera que madrileña. Aún así, le dedica composiciones a su tierra natal mostrando la melancolía propia de quien ha vivido allá miles de experiencias.

 

 

(Sigue leyendo)

El reloj marca las nueve y media cuando el recital da comienzo. Julia Moreno nos regala tanto textos en prosa como en verso de su propia cosecha, para terminar con un poema de Pablo Neruda o, como ella lo llama, "su Neruda". Pero el evento no termina aquí, sino que la autora le da paso a dos jóvenes que darán un colofón especial a la noche.

 

Ellos serán quienes nos expliquen qué se proponen con la organización de este encuentro además de hablarnos de la importancia de tener y cuidar a los animales domésticos. El texto que lee Marta está acompañado por una ármonica y un instrumento de cuerda que interpretarán la canción de "Let it be" de los Beatles. Sin duda, todo un acierto para terminar la velada.

 

Lo que han hecho ellos esta noche ha sido una pequeña muestra de cultura en medio de un mundo de masas dirigidas por el capitalismo. Quizás ha sido un pequeño paso que caminará hacia grandes eventos culturales.

 

 

 

Sonia Pérez Sánchez // @SoniaRIPEC

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!