Un arqueólogo en busca de un mito

Dos tardes me ha amenizado el libro que nos ocupa. Dos tardes de tensión, de curiosidad, de pasar rápido la página para ver que es lo siguiente, dos tardes de fruncir el ceño con extrañeza y dos tardes de buena lectura como hacía tiempo que no tenía.  Dos tardes en las que he vivido (con alegría, he de admitir, pero también con una sonrisa de extrañeza) una regresión de casi diez años, a una época muy diferente de mi vida, de la sociedad y de la literatura. Y con esto no quiero decir que El Vampiro de Silesia sea un libro pasado de moda. Ni mucho menos: es un libro de plena actualidad. Sin embargo, los elementos de los que consta (la temática, e incluso el argumento) parecen sacados de otras etapas literarias. Y me explicaré:

 

(Sigue leyendo)

El Vampiro de Silesia nos cuenta la historia del prestigioso arqueólogo Maurizio Roncalli, un italiano perseguido por sus demonios que se ve envuelto en una turbulenta trama a raíz del descubrimiento de un supuesto vampiro en la isla veneciana de Lazaretto Nuevo. Tras la muerte de una de sus compañeras, Roncalli se verá inmerso en una frenética investigación que le llevará a descubrir secretos que muchos querrían mantener ocultos, incluyendo organizaciones secretas y la misma iglesia.

 

¿No les suena? Porque a mí, el prestigioso arqueólogo Maurizio Roncalli me recuerda al experto en simbología Robert Langdon (aquel que protagonizaba -para los despistados- El código da Vinci y las sucesivas novelas de Dan Brown) y la trama se acerca mucho a la de las novelas del americano. Una petición de ayuda de un viejo amigo, una muerte imprevista que te deja encargado de resolver el misterio, atentados contra tu vida, mensajes encriptados y traiciones inesperadas. Y el boom vampírico que se vivió hace unos cinco años y que nos dio libros como La historiadora o la segunda entrega de Drácula de Bram Stoker (Drácula, el no muerto), escrita por su bisnieto. Sin embargo, cuando parecía que todo estaba escrito sobre los vampiros, Fernandez Bueno se saca de la manga esta historia de vampiros, maldiciones y enfermedades, moviéndose con soltura a lo largo de la Historia para construir un relato creíble, ameno y muy bien escrito que intriga en la primera página y conquista conforme avanza la trama.

Lorenzo Fernández Bueno rescata además en esta novela el modo narrativo más típico de las novelas de vampiros, el modo diario. Se combina, de este modo, la narración del pasado y el presente (la mitad del libro es un flashback), con los diarios y los monólogos de los personajes contándonos las historias que desconocemos, ofreciéndonos un ritmo de lectura variado, ameno y bien construido, que permite al lector no solo leer el contenido, sino deducirlo, jugar con Roncalli a ser investigador y batirse con aquellos que quieren impedir que conozcamos la verdad.

 

Si de algo peca el libro (por ponerle una pega que no es tal, ya que es inherente al género al que pertenece) es de candidez a la hora de hacer los descubrimientos. De repente aparece la persona que conoce a la perfección el caso que estas tratando y la historia que buscas, y que te resuelve el misterio. Además, en mitad de la noche despertarás y tendrás una epifanía con la que resolverás el misterio. Un tópico de este tipo de libros que, repito, no es negativo. Lo que sí echo en falta es una nota aclaratoria del autor explicando al lector de dónde salen todos los datos del libro, si son hechos reales reinterpretados o pura ficción creada alrededor de una figura misteriosa. No obstante, esto no va en detrimento de la calidad del libro, que deja al lector con buen sabor de boca. El final (lejos de esos finales Disney de Brown con el simbólogo siendo feliz con la acompañante de turno) sigue la tónica gris que envuelve el libro (una atmósfera imperceptible, pero que se sabe que está ahí) y nos deja satisfechos.

 

Sin duda, una estupenda historia para los aficionados a las historias (a las buenas historias) de vampiros y que les gusta leer un buen thriller de cuando en cuando. De lectura ágil sin llegar a la ligereza, El Vampiro de Silesia es capaz de teletransportarnos a una historia de misterio con una calidad inusual hoy en día.

 

 

FICHA TÉCNICA

  

Titulo El vampiro de Silesia
Autor Lorenzo Fernández Bueno
Editorial Minotauro (Grupo Planeta)
Temática Thriller de misterio
Páginas 317
Precio 17 euros

 

 
Maravillas Palomino // @MaraPirate

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!