Gélidas clarividencias invernales

El contorno de una mujer se dibuja contra la luz de una vieja lámpara de pie. Tiene un libro pequeño en las manos, y su rostro denota preocupación. Con las cejas a escasos milímetros la una de la otra, se nota que toda su concentración reside en las negras palabras que se dibujan en las páginas que sostiene. Tras un resoplido, lo deja a un lado y abraza sus piernas mientras lo contempla desde la lejanía.

 

No las entiende. Las palabras que el autor ha escogido para aquella obra se le escapan de entre los dedos como si de agua derramada se tratase. La métrica, la falta de tropos, la sin rima… son cosas para las que no está preparada. Sus ojos han leído cada línea mientras desentrañaba el significado real de lo que se esconde tras un léxico figurado.

 

- Esa no es la actitud, ni ese el poemario.

 

Los adolescentes ojos se alzaron hacia la voz masculina mientras él le daba otro libro más pequeño que el que ella tenía en un principio.

 

- Lee sin pensar. Acércate a las palabras del poeta siendo tú misma y dejándote llevar por sus versos. Es la única forma de leer poesía.

 

Y fue así como aquella chica de apenas 18 años se introdujo de lleno en el poemario que os traemos esta primera semana de diciembre.

 

 

(Seguir leyendo)

César Ibáñez París es un reconocido poeta y novelista. Con varias novelas y poemarios publicados, hoy nos acercamos a las trece composiciones recogidas en Invierno o Luz, obra ganadora del XVII Premio de Poesía Aurelio Guirao, 2013.

 

Con un lenguaje sencillo pero lleno de metáforas complejas, el autor nos acerca una deliciosa colección de trabajos que versan sobre el invierno y la luz. La identificación del lector es casi completa desde ya la primera composición (“La niebla ha hecho nacer”).

 

César Ibáñez consigue transportarnos a una serie de retratos invernales totalmente generalizables a cualquier persona (una mañana de escarcha, una tarde de febrero en torno al hogar o una lluvia de marzo).

 

De especial mención son los poemas “La niebla ha hecho nacer”, “El mundo era gris pálido”, “Cuando nieva de noche” y “Si una tarde de enero”.

 

El primero de ellos nos va a servir como un adelanto de toda la temática que atravesará el poemario: la lucha humana entre la niebla y la luz, y la búsqueda de algunos retozos de felicidad. Pero en este, gana la incertidumbre de no saber cuál es tu sendero (“Mientras no te conozcas no vayas a buscar / lo que no te concierne. Lo que no tengas dentro / no va a surgir por arte de magia en otro mundo”).

 

El segundo y el tercero constituyen un canto a la realidad y a la felicidad de vivir el instante. El ser humano, descontento por naturaleza, se empeña en no ver la belleza de su alrededor. La venda de la vida le oprime los párpados hasta llegar a sangrar y a doler por no estar en un sitio más idílico que en el que en ese momento realmente está viviendo. El escritor refleja, a través de sus negros trazos, la belleza de un paseo nocturno en coche o de una helada mañana de invierno.

 

Además de novelista y poeta, César Ibáñez es profesor de Lengua y Literatura en Soria. Reflejo de ser un ávido lector es su poema “Si una tarde de enero”, donde recomienda las tardes de lecturas y donde realiza un paseo diacrónico a la historia de la literatura universal.

El dominio de las letras de este autor es indudable. Su prólogo constituye un acierto para esta breve antología. Cuando un escritor ofrece su obra, deja de pertenecerle en la misma medida en la que el lector la va haciendo suya. Él es concierte de este hecho por lo que exclama: “Luego está el asunto de que alguien quiera leer lo que el paseante invernal ideó y las palabras le ayudaron a escribir y el camino a convertir en cadencia, pero esa es cuestión ajena al paseante, exterior, de los otros. Él ha cumplido ofreciendo sus versos a quien los ha querido valorar y hacer públicos. En lo demás no se mete, no quiere corroborar una vez más lo que ya sabe: que las humildes palabras no imponen ningún respeto y cada cual hace con ellas lo que le da la gana, desde esclavizarlas al diccionario de la Real Academia Española hasta empeñarse en que significan lo que nunca nadie ha pretendido que signifiquen.”

 

Invierno o Luz es sin duda, una de esas obras recomendables para estas tardes de frío. No tardéis mucho más en haceros con un ejemplar.

 

 

 

Sonia Pérez Sánchez // @SoniaRIPEC

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    César Ibáñez (lunes, 02 diciembre 2013 21:18)

    Muchas gracias, Sonia.

  • #2

    Yo (miércoles, 04 diciembre 2013 09:54)

    Excelente

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!