F de Flounder

No se si todos sabéis quien es Flounder, pero por si acaso os lo recuerdo: es ese pececito amarillo super simpático que acompañaba a la Sirenita bajo el mar y que fue su mejor amigo durante toda la película (luego la muchacha se echó novio, le salieron piernas y la relación amistosa fue perdiendo fuerza). Este longevo pez (recordemos que la hija de Ariel, Melody, también lo tuvo de acompañante en su incursión a los mares), nos da pie hoy a hablar de algunos de los grandes secundarios de las películas Disney, esos personajes entrañables a los que casi llegas a querer más que a los protagonistas. De modo que sí, hoy una pequeña selección Disney. Ya estaba bien después de toda esa lugubridad que veníamos arrastrando, ¿no creéis?

 

(Sigue leyendo)

Los primeros secundarios de lujo, como no podría ser de otra manera, son ellos: Timón y Pumba. ¿Alguien lo dudaba? El Rey León no sería lo mismo sin ellos, sin ese aporte cómico que sólo ellos podrían darle. Tal es su importancia en la película (y en la secuela), que se merecieron toda una película para ellos dos solos, con aparaciones estelares de personajes como Rafiki y su épiquísimo "Mira más allá de lo que ves". Pero volviendo al tema de por qué son secundarios imprescindibles, solo hay que preguntarse cuál es la canción que define El Rey León. Y la respuesta, no es La Noche del Amor o El ciclo de la vida. La que gana por goleada es, sin duda alguna, ese Hakuna Matata que todos hemos cantado alguna vez. 

Otro secundario que se come la pantalla es Rajah, en Aladín. Este tigre con caracter y ávido defesor de su princesa, expresivo y agresivo a partes iguales, pero que a su vez es un amigo leal y al final hasta se hace amigo de Aladín (cuyas intenciones para con Jasmín no es que fueran muy, muy de su gusto). Podéis reclamarme (yo misma me lo pregunto en estos precisos instantes en los que escribo esto) por qué Rajah y no Abú (Abú, el monito amigo de Aladín que le mete en todos los líos y es un amigo leal también y lleva un gorrito muy gracioso); o por qué no he metido a Genio (sin duda un secundario de lujo, con canción incluida); o incluso a la alfombra, que es para dedicarle un post entero: A de Alfombra de Aladín. Pero Rajah se ganó un hueco en mi corazón precisamente por su relación con Jasmín y su ávida defensa de sus derechos como mujer, de modo que para él la foto que acompaña al párrafo.

Para personajes entrañables, divertidos e inolvidables (por lo menos para mí), este que tenemos aquí al lado: Meeko, el mapache amigo de Pocahontas y adicto a las galletas (todo un descubrimiento procedente del Viejo Mundo) que pone de nuevo el toque de humor a esta película donde predomina la tragedia. ¿Cómo olvidar esa escena con el perro del gobernador en la bañera, comiéndose todas las cerezas? Que fue, por cierto, el comienzo de una muy rara amistad. Pero eso es otra historia.

Estos son otros dos que no pueden faltar: Gus Gus y Jack, los dos ratones cómplices de la Cenicienta, sin los que no hubieramos tenido final feliz ni película ni nada. Porque reconozcamos que la chiquilla era algo paradilla y si no llega a ser por sus incursiones para fastidiar al gato con nombre de demonio (Lucifer, ni más ni menos) y sus búsquedas de enseres para hacerle el vestido a Cenicienta, la película se hubiera quedado en nada y menos. Además de que, si no me estoy equivocando mucho, ellos son convertidos en dos de los caballos que llevan la carroza-calabaza: de no ser por ellos la muchacha no hubiera llegado a conocer al príncipe. Y, lo que es más importante: al ser ellos los que la sacan de su encierro, de no ser por Gus Gus y Jack no hubieramos tenido el final feliz que todos damos por sentado. (¿se nota que también me gustan mucho estos, verdad?).

Y ya para terminar (que parece que mucho llevamos ya hablado de Disney), me gustaría presentaros a un personaje que puede que no conozcáis porque verdaderamente es muy reciente, pero es de los personajes secundarios a los que más cariño se le coge por lo bien desarrollado que está y lo buena "persona" que es, además de lo entrañable y leal que es. Os hablo de Ray, de Tiana y el Sapo, esta luciérnaga que tenemos a la izquierda que vivía enamorado de una estrella (la segunda estrella a la derecha de Peter Pan, por cierto) y que se involucra tanto en la historia de Tiana que llega a sacrificarse porque ella sea feliz. Es muy duro ver como a esta tierna luciérnaga se le apaga poco a poco la luz. Os dejo, de regalo y como despedida, la canción de amor que le dedica a su estrella: de las mejores que se han sacado en mucho, mucho tiempo:

 

 

(La voz en la versión inglesa es mucho mejor que en la española, por eso os dejo esta)

 

Maravillas Palomino // @MaraPirate

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Patricia (miércoles, 13 noviembre 2013 15:41)

    Muy acertados los personajes, la verdad que el de Ray me gustó mucho cuando la vi. Otro secundario bueno es Mushu de Mulán, a mi me encanta :-P La verdad es que las pelis Disney no serían lo mismo sin ellos.

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!