Narrativa de sobresalto

La gente que trabaja con jóvenes y niños ya se habrán dado cuenta de que esta semana entramos en un abismo de terror. Lo pueden llamar Halloween o lo pueden llamar Noche de las Ánimas, lo cierto es que les hace mucha ilusión esta fecha. Fecha en la que ya están pensando en disfrazarse, en dar sustos, en pedir caramelos, en encerrarse en algún sitio oscuro a contar historias de terror.

 

Estamos en una época muy especial y que a mí me encanta. El Otoño en todo su esplendor, con la vida transformándose e hibernando hasta la llegada de la primavera, con los fríos cristales atentos a la llegada de las lluvias, con la lana esperando impaciente a abrirgarnos... En definitiva, en una fecha en la que empieza a apetecer quedarse en casa con una buena manta y un buen libro.

 

Esta semana, con motivo de esta terrorífica fecha, os invito a conocer algunos de los mejores relatos de miedo (siempre desde mi perspectiva totalmente subjetiva)

 

Entra, el café con arañas está servido.

 

El primero de ellos es MUY conocido entre los jóvenes y adultos. Los mayores, porque tienen un nivel cultural alto y este relato tiene bastante tiempo; los no tan mayores, por una serie de animación: Los Simpsons. Y es que, ¿quién no recuerda el relato de El corazón delator de Edgar Allan Poe? Lo podéis leer aquí. Es de terror por la tensión que crea, por supuesto.

 

La muerte enamorada, de Théophile Gautier, escrito en pleno siglo XIX, constituye otro de los relato dignos de cualquier listado de estas características. Se trata de una narración vampírica en primera persona (lo que hace que el lector se meta de lleno en la historia). No quiero desvelar mucho por eso tan solo decir que el mundo de las apariencias está presente y es lo que lo hace aterrador. Lo podéis leer aquí.

 

Una de las claves de este género está en el espacio y el tiempo de lo narrado. Los Románticos preferían sitios lúgubres para sus escritos y uno de esos sitios es elegido por nuestro siguiente escritor: Bécquer y su Monte de las ánimas (que claro, no podía faltar tampoco). Poco se puede decir de esta pieza que no sepáis ya. Con él viajaréis de la mano del protagonista a un sitio aterrador por el capricho de una dama. Se puede leer aquí.

 

Pedro Antonio de Alarcón es otro de los autores que no quieren perderse la experiencia de cultivar este género, y tiene un relato magnífico: La mujer alta. Tal y como indica su nombre, la figura escalofriante es una mujer, pero una mujer que no se sabe muy bien qué es exactamente. No os lo perdáis, se puede leer aquí.

 

Por último, vamos a señalar a Maupassant y su obra La Noche donde un simple paseo por la oscuridad puede atraparnos y dejarnos para siempre entre las tinieblas. La podéis leer aquí.

 

Muchos son los relatos que nos dejamos por el camino. Drácula, Frankenstein, La Marca de la Bestia, El Pueblo Blanco... Pero tranquilos, a Café de Letras le queda mucha vida.

 

 

 

 

Sonia Pérez Sánchez / @SoniaRIPEC

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!