Lo erótico: esencia de amor puro

 

Antonio Soto, escritor y pintor murciano, habla sin tapujos del sexo, de lo erótico, en “Pubis Púber”. El poemario, publicado en 2011, es un paso más en el camino hacia la madurez poética del autor.

 

El encuentro de ansiedades es el centro de este trabajo erótico-festivo con aires a la Grecia Clásica, y con el protagonismo absoluto de la silueta femenina, de la lencería sobre el suelo.

 

(Sigue Leyendo)

La mujer es el objetivo de las ansiedades de la voz del poeta: se cuela en casi todos los poemas que encierra el libro. Comienza el profesor de Librilla dejando claro el origen divino que, para él, guardan las descendientes de Eva: “Todo en ti  es milagro:/ vulva, labios, flor…/ Beso negro de mi boca,/ por ti se cierran los mares/ y se desbordan los ríos,/ por ti y solo por ti/ vivo y muero”.

 

Los poemas, que van haciendo calor paso a paso, se sirven de un lenguaje impropio del estilo: llama a las cosas por su nombre, buscando quizá la provocación o crear esa especie de sonrisa inquieta en la lectura: “Clodis, ya tus pechos anuncian/ la primavera, / con la gracia de sus pezones/ y el blanco incólume de sus esferas” o “ No tientes a mis ojos. Sé piadosa./ No me enseñes más tus braguitas negras.”

 

 

Pero el poemario, salpicado por ilustraciones del propio Soto, también sirve de refugio a reflexiones sobre vida y muerte, incluso a la crítica social. El autor desperdiga consejos vitales entre sus versos: “Cuando nada hay que decir,/ más vale no insistas/ en lo dicho, Cornelio/ (…) Deja que otros digan/ lo que tú no puedes/ por falta de ingenio.”

 

Son 72 composiciones las que llenan este libro. El resultado es un texto curioso, sinvergonzón, directo y, todo ello, envuelto en la belleza del hablar cotidiano: “Un bello agujero tiene/ Claudia en su trasero,/ que hace sus delicias/ a mi lengua juguetona.”

 

 

Dos detalles más: la cuidada encuadernación de la obra, con una portada y unas ilustraciones excelentes y un texto de Soren Peñalver en la contraportada, un prólogo delicado y elegante para la obra. 

 

 

 

 

 

Daniel J. Rodríguez/@DanielJRguez

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!