Dredd de Oro

Quizá pueda ser que nuestras recomendaciones de esta semana no tengan mucho que ver entre ellas pero...¡Esa es la gracia! ¡Oferta para todos los gustos! E incluso, si quieres, puedes lanzarte a escuchar o ver algo que jamás se te habría pasado por la cabeza. Pasa, el café está servido.

 

 

(Sigue Leyendo)

La película es…Dredd, de Pete Travis

 

El mundo del comic ha pasado por varias épocas desde su nacimiento, allá a principios de siglo, o antes. Una de las revoluciones más importantes del mundillo fue a raíz del nacimiento de la revista inglesa 2000 AD, un medio donde se dieron a conocer autores como Alan Moore y que vio el nacimiento de grandes personajes que luego obtendrían serie propia. Uno de los más importantes es el único juez del mundo del comic que puede empuñar un arma, que es juez, jurado y verdugo, y que no lo procesen a él a su vez.

 

El Juez Dredd vive en un mundo en el que la sobrepoblación es una constante. Tras varias guerras nucleares, el espacio sobre el planeta Tierra que pueda albergar vida escasea. Por ello la población debe vivir hacinada en ciudades inmensas llamas Megalópolis. Y por ello, para agilizar los trámites de los juicios (si ya están colapsados los tribunales, imaginad entonces) se crea la figura del Juez, consistente en un cuerpo de policía que es juez, jurado y verdugo, todo en uno. Y el mejor es él, es Dredd, conocido tanto por su integridad como por su fe férrea en la justicia. De hecho, John Wagner quería representar con su personaje a la justicia ciega, ese ente tan necesario en todas las sociedades. ¿Y cómo lo hizo? Negándose a desvelar la cara del Juez, el es una máscara, la justicia no tiene rostro.

 

Esta película está basada en tan famoso y polémico personaje. Ya hubo una adaptación anterior en el año 1995, con Silvester Stallone como el Juez, todo lleno de testosterona, repartiendo justicia en forma de balas. No tuvo una gran aceptación por parte de los fans (eso de que el Juez Joseph Dredd se quitara el casco nada más empezar no sentó nada bien). Por ello, cuando se mencionó una nueva versión, más orientada a los fans y con Karl Urban al frente (Éomer, sobrino de Theoden, rey de Rohan, “El que aparece con Gandalf al amanecer del quinto día” en “El Señor de los Anillos”, para ubicarnos) todos esperamos con ansia su estreno. Además iba acompañado de Olivia Thirlby (Juno) y enfrentado a Lena Headey, muy conocida por su papel de Cersei Lannister en la serie Juego de Tronos, además de ser la reina Gorgo en 300.

 

Vale, he de confesarlo. Dredd no es un peliculón. Es una película que amarán los fans más acérrimos del personaje, que entretendrá a un amplio sector de cinéfilos que van a verla solo por ser una película de acción, y que gran parte de los cinéfilos odiarán, o por lo menos se lo pensarán dos veces antes de volver a verla. Y entonces, ¿por qué la recomiendo? Porque, independientemente de lo que piensen todos estos cinéfilos, Dreedd es una película muy, pero que muy, entretenida. Durante hora y media un juez, un miembro del orden, nos enseñará cómo se vive en la convulsa Megapolis 1. ¡Disfrutadlo!

 

...Y el disco es "Caballo de Oro", de Poncho K

 

Alfonso Romero es Poncho K, uno de los mejores cantautores del panorama español, a sus tan solo 32 años. El sevillano tiene un añadido que endulza más todavía sus letras directas y urbanas: Las apoya en una base rock muy potente. Los ritmos, ágiles y duros, aunque no cae en la distorsión incontrolada, son el complemento perfecto para letras como “Manolito Caramierda”, “Una historia con las manos” o “Sol que se ausenta en estiércol”.

 

Poncho tiene una voz rota que recuerda a calles sucias de vida, a intensidad en el respirar y un joven escalando el muro invisible del miedo a gritar la verdad. Sus letras reflejan la cotidianidad con frescura y belleza poética: “No me mires cuando mire/ sin mirarte entre los poros/ de tu piel de terciopelo,/ de la curva de tus fauces./ Mírame cuando repose en el cajón de mis raíces/ que elegí el papel de mártir/ por morirme por un beso”, escribió en su “Una historia con las manos” allá por 2010.

 

Tres años después, en 2013, Poncho nos sorprende con “Caballo de Oro”, un LP de 10 temas, más la maqueta de uno de ellos, que el cantautor abre con ritmos ágiles apoyados en unas excelentes guitarras que acercan más a lo que quiero denominar como light-punk en “Al marchar”. Sin embargo, el resto del trabajo busca un sonido más tranquilo, que da prioridad a las letras.

 

Su obra rezuma una influencia directa de grandes del panorama como Robe Iniesta, que colabora con el de Sevilla en el tema “Verborrea”, al que también se incorpora Iñaki Uoho a la guitarra.

 

Imprescindible este artista en nuestra biblioteca de genios en castellano. ¿Lo mejor? Su juventud augura que le queda mucha cuerda para dar grande trabajos.

Cada uno de sus 6 LP ha subido un poco más arriba en la excelencia poética y musical de este artista que ha conseguido crear  un estilo propio, su estilo. Poncho K.

 

 

 

 

Carlos J. Rosique/ @XarlyRosique

Daniel J. Rodríguez/ @DanielJRguez

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!