Los intereses creados, de Jacinto Benavente

Y es que últimamente me ha dado a mí por los premios Nobel... Así que saltemos a 1922 cuando el galardonado fue Jacinto Benavente.

 

Este dramaturgo, director, guionista y productor de cine español, será recordado, sobre todo, por sus obras La Malquerida y Los intereses creados.

 

Esta semana nos adentramos en la última mencionada, ya que le tengo un especial cariño (aunque cuando hable de la otra seguro que diré lo mismo). Los intereses creados fue estrenada en Madrid (Teatro Lara) el 9 de diciembre de 1907, y le supuso el reconocimiento en su época a su autor (cosa que raramente pasaba).

 

(Sigue leyendo)

Tal y como el título afirma, la obra va de engaños. Engaños que llevan a tejer una serie de alianzas y relaciones para coseguir un propósito concreto: dinero y posición.

 

La obra transcurre a principios del siglo XVII, cuando llegan a una ciudad italiana imaginaria dos personajes que serán el eje de la obra: Leandro y Crispín; muy bien disfrazados de amo y criado respectivamente.

 

Crispín será determinante en el engaño pues será él quien haga creer que Leandro es un hombre culto, adinerado y con todas las cualidades de un gran señor. Esto lo hace a propósito de engañar a Polichinela para casarse con su hija adinerada (Silvia) y a todo aquel que les puede ofrecer algo a cambio de un "pagaré" verbal usando un lenguaje confuso y ambiguo.

 

¿Qué le hace ser especial a esta obra para recomendarla en nuestro anaquel? Sus personajes que están basado en la Comedia del Arte (de la creo que ya he hablado en otras ocasiones). Crispín es el prototipo del arlequín mientras Leandor lo es del galán. En efecto, no podemos tener una historia sobre bodas sin que un galán y su dama terminen perdidamente enamorados y esta no va a ser una excepción.

 

Pero no podemos quedarnos en lo superficial, como siempre afirmo. Esta trama esconde mucho más: una crítica a la farsa de la jerarquía social. A través de un diálogo aparentemente superficial, se puede leer entre líneas mucho más de la apariencia. Pero eso es algo que tenéis que descubrir ya que no quiero desvelaros mucho más.

 

¿Descubrirá Polichinela el engaño? ¿Se podrán casar los tortolitos? ¿Es justa toda la red de araña tejida? Todas las respuesta ya sabéis dónde encontrarlas, en Los intereses creados. Obra escrita en dos actos, tres cuadros y un prólogo.

 

 

 

Sonia Pérez Sánchez / @SoniaRIPEC

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!