El Policía de Luto

Café de Letras se enorgullece una semana más de presentar las recomendaciones más frescas para pasar este agosto infernal que nos viene. Vale que esa expresión está muy usada, pero sabéis que, al menos, lo compensamos con recomendaciones especiales y diferentes para crecer en nuestro ámbito cultural. Hoy dos caraduras nos hablarán de paises lejanos y de la muerte y la vida. Entrad, el café está servido.

 

(Sigue Leyendo)

La película es…Singham, de Rohit Shetty

En Café de Letras estamos de incursiones en lugares nuevos para nosotros. Si hace unas semanas os recomendábamos una serie, hoy hacemos lo mismo con una película bollywoodiense. Hablamos del éxito del año 2011, Singham.

 

Antes de entrar a narrar la película quiero hacer un pequeño paréntesis cultural cinéfilo. Bollywood es como se conoce a la industria cinematográfica india, una industria aun más grande que la estadounidense, que, como su homóloga occidental, hace cientos de películas al año, muchas de ellas auténticos blockbusters, películas que están hechas para entretener y recaudar, cuyo presupuesto es astronómico. Películas como Robot cuestan y recaudan lo mismo o más que algunas americanas con el mismo objetivo como Spiderman o Man Of Steel. Además he de decir que, como dato curioso, Hollywood no es la segunda industria cinematográfica del mundo en cantidad de películas anuales. La industria cinematográfica de Nigeria, la conocida como Nigerwood (todo queda en algo más Wood) es la que ostenta tal honor.

 

La película que os recomendamos hoy es un blockbuster hindú. Shingham trata del policía de mismo nombre, comisario de un pueblo pequeño de una región de la India, y de su lucha contra un mafioso, llegado a su pueblo desde la capital de la región. Como buena película de Bollywood tiene acción, pero también comedia muy absurda (les encanta poner toques de humor) y baile (que les encanta aún más y son unos auténticos maestros en lo visual.

 

Singham es un ejercicio de cómo no hacer gran cine (no es trascendental, el héroe no debe tomar grandes decisiones, es todo muy simple) pero eso mismo la hace muy, muy, muy divertida. Todavía al recordarla no puedo dejar de reir con algunas secuencias geniales y absurdas a la vez. Lo único que se le puede achacar es una ambivalencia moral en el personaje de Singham, que para ser policía, se salta la ley cuando quiere pero lo hace con el consentimiento de sus superiores.

 

Una película diferente que os gustará, seguro.

 

Y el disco es...Alivio de Luto, de Joaquín Sabina

Dicen que tras la tormenta, la calma llega y nos permite vislumbrar los estragos causados por la nube negra. Alivio de luto es esa calma que se asoma tímidamente al balcón de la desidia. Joaquín Sabina, recuperado de un ictus cerebral que casi se lo lleva con la Negra y sumergido en la tormenta de la depresión, se levanta del catre rodeado de primeras ediciones de los clásicos y escribe. Y lo hace bonito, como siempre.

 

Un disco que Sabina probablemente nunca quiso haber grabado. Acechado por la muerte, el genio de Úbeda le canta a la vida derrotada. Letras como “Nube negra” (del poeta Luís García Montero) o “Mater España” transmiten esa sensación del que se salva cuando ya todo está perdido.

 

Cabe una canción a una de sus hijas, “Ay Rocío” y alguna que otra sabinada como “Paisanaje” o “Pájaros de Portugal”. El maestro de la canción de autor nacional volvió con fuerzas renovadas de su larga muerte respirada.

 

Letras que son letanías sagradas llenas de vida, de amor y de muerte. Armónicas, rancheras y swing se dan cita en este LP. ¡Una maravilla oiga!

 

 

Daniel J. Rodriguez/@DanielJRguez

Carlos J. Rosique/@XarlyRosique

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!