Cumbres borrascosas, de Emily Brönte

Sé que hay personas que piensan que no ahondo demasiado en las obras que recomiendo cada semana, pero disculpadme por no ofrecer artículos pormenorizados de lo que recomiendo. ¿Excusa? Solo pretendo dar a conocer algunas obras literarias que considero buenas dando unas breves pinceladas de cada una de ellas. Pero si hay alguien que quiera que realice un buen artículo de alguna obra, que no dude en comunicármelo y la hago sin problema alguno.

 

Ahora, centrándome en la elegida para esta semana... Sé que hay personas que estarán pensando "¡¡ya era hora!!" o "mucho has tardado en hablar de ella" y es porque Cumbres Borrascosas está dentro de mi lista de obras que considero pequeñas delicias. Así que... hablemos pues de Emily Brönte y su única obra.

 

(Sigue leyendo)

La obra de Emily Brönte no fue entendida en su tiempo e incluso se llegó a pensar que era una novela escrita por su hermana Charlotte (que ya había publicado Jane Eyre por esa época), pero pronto se consideró una obra maestra de la literatura inglesa que incluso ha tenido muchas adaptaciones al cine y a la pequeña pantalla.

 

Catherine Earmshaw y su hermano adoptivo Heathcliff son los protagonistas de esta novela que presenta una trama muy bien tejida. 

La trama es narrada por la señora Dean al señor Lockwood, un hombre que llega a la Granja de los Tordos -una vivienda muy cercana a Cumbres Borrascosas- porque la ha alquilado. La señora Dean, le cuenta la historia de dos familias de la zona, los Linton y los Earnshaw.

 

La historia comienza cuando el padre de Catherine recoge a un niño abandonado -Heathcliff- suponiendo un punto de inflexión en la vida de todos.

 

Desde el principio, este niño no será bien acogido, la única amistad que consigue es la de Catherine. A espaldas de todo el mundo, constuyen una relación muy emotiva. Tanto es así que los dos se irán enamorando sin que el otro lo sepa, hasta que un tonto accidente acerca a Catherin a Edgar -hijo de la familia vecina Linton- y, tras pasar un tiempo en la casa de los Lintos, decide casarse con él.

 

Esto solo es la punta de una historia dramática llena de odio, rencor, amistad, amor, celos, orgullo... En fin, un libro que no debe faltar en vuestras estanterías, lleno de descripciones magníficas, personajes entrañables y un lenguaje espléndido. Os dejo con un pequeño fragmento del inicio:

 

He vuelto hace unos instantes de visitar a mi casero y ya se me figura que ese solitario vecino va a inquietarme por más de una causa. En este bello país, que ningún misántropo hubiese podido encontrar más agradable en toda Inglaterra, el señor Heathcliff y yo habríamos hecho una pareja ideal de compañeros.

 

Porque ese hombre me ha parecido extraordinario. Y eso que no mostró reparar en la espontánea simpatía que me inspiró. Por el contrario, metió los dedos más profundamente en los bolsillos de su chaleco y sus ojos desaparecieron entre sus párpados cuando me oyó pronunciar mi nombre y preguntarle:

 

-¿El señor Heathcliff?

 

Él asintió con la cabeza.

 

-Soy Lockwood, su nuevo inquilino. Le visito para decirle que supongo que mi insistencia en alquilar la «Granja de los Tordos» no le habrá causado molestia.

 

-Puesto que la casa es mía -respondió apartándose de mí- no hubiese consentido que nadie me molestase sobre ella, si así se me antojaba. Pase.

 

 

 

Sonia Pérez Sánchez / @SoniaRIPEC

 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!