N de Numb3rs

Hoy volvemos a la tele para hablar de una serie que conquistó a muchos (obviamente, yo incluida) y se ganó el desprecio de otros, por razones de algún modo legítimas. Numb3ers surgió tras el fenómeno CSI y cosechó bastantes éxitos. Alguna vez hemos hablado de los fenómenos editoriales, de como un libro (veáse El Código de Vinci) que tiene éxito crea toda una línea editorial (no solo en la que ha publicado, obviamente, también en la competencia) dedicada a la resolución de misterios vía claves y conspiraciones de sociedades secretas. Pues con CSI pasó igual. La serie policíaca dio un boom enorme con CSI y provocó que nuestras parrillas televisivas se llenaran de de equipos de policías que resolvían crímenes gracias a pequeñísimas pistas y, por qué no decirlo, grandes epifanías.

 

Dentro de este boom serial (vamos a llamarlo así) surgieron series como Castle, Numb3rs, Mentes Criminales, los otros dos CSIs, House (sí, House es exactamente igual que CSI, pero en vez de capturar criminales, erradican enfermedades, aunque luego inaugurara su propio fenómeno), etc, etc.  Y de todas ellas, Numb3rs fue la que me conquistó.

 

(Sigue leyendo)

Quizás fuera por mi inexplicable pasión por las matemáticas, pero esta serie me pareció una genialidad. Para quienes no la conozcáis, os cuento de que va: Don Epps es el líder de un equipo de criminalística del FBI (los que veáis series americanas sabréis de la importancia que hay en que el equipo sea del FBI, por aquello de las tensiones con la policía). A Don y su equipo se les atascan algunos casos, y para despejarse y ver si saca algo en claro, Don los habla con su padre y su hermano Charlie, que es doctor en matemáticas y profesor en la universidad. Y Charlie, que es tan maravilloso y tan inteligente, comienza a ver patrones matemáticos en los crímenes, de modo que ayuda a Don a resolverlos. Y así con todos los episodios, como buena serie policiaca que se precie. Luego ayudarán también amigos de Charlie, se enamorarán y todas esas cosas bonitas que pasan en las series, por supuesto.

 

Lo mejor de esta serie eran las pinceladas matemáticas, esas explicaciones de Charlie a sus alumnos, a su hermano, a su padre o a sus compañeros que te dejaban anonadado y con ganas de más. Por ejemplo:

 

Ese es Charlie. Si bien dudo mucho que las clases de Estadística de la universidad sean así de espectaculares, es algo que sin duda merece la pena ver. 

 

Para despedirme, os voy a dejar un regalo. Mi hermana no lo consideraría tal, pero ella es enemiga jurada de todo lo que tenga que ver son las matemáticas. Se trata de la página web juegosdelógica.net, donde podréis experimentar con las matemáticas, la probabilidad, la estrategia y la lógica, e ir escalando posiciones en el ranking hasta quedar los primeros. ¡Que la fuerza os acompañe!

 

Maravillas Palomino Dólera 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!