La vida, de Eloy Sánchez Rosillo

                        Sólo un montón de huesos y un poco de ceniza

                         es todo lo que queda de mí bajo esta piedra.

 

La vida observada bajo el prisma de lo que es finito y huye con fugacidad. Una elegía continua a sí mismo, a la voz del poeta encerrada en el misterio inabarcable de sus palabras. Esa es la poética encerrada dentro de LA VIDA del poeta murciano Eloy Sánchez Rosillo. Un poemario que no es otra cosa que el recuerdo de lo vivido. Una elegía continua a sí mismo, a lo vivido y a lo que queda por vivir que, irremediablemente, pasará en un instante, como el polvo de las fugaces estrellas de agosto.

 

 

(Sigue Leyendo)

 

 

Eloy Sánchez Rosillo (1948), aborda en este poemario, muchos de los temas recurrentes de su obra: El amor y la felicidad entendidos como un respiro en el devenir que nos acerca a la muerte,

 

                                                 Mucho pesa el dolor, y, aunque sea breve,

                                                 cuánto tarda en pasar. Pero nos deja

                                                 una huella más honda

                                                 la ingrávida, la frágil alegría

 

la fugacidad del tiempo

                                                el paso de los años deposita

                                                su minuciosa herrumbre, y poco a poco

                                                dejan de acompañarnos, de ayudarnos

                                                a llegar sin trabajo hasta el secreto

                                                corazón de las cosas.

 

y una pertinente recurrencia al pasado. Pasado en el que el poeta encuentra la paz y la felicidad idílica. Momentos especiales, únicos, a los que el autor no se atreve a renunciar, temiendo, quizá, no encontrar en su rostro una sonrisa al olvidarlos:

 

                                               Toqué entonces el mundo: lo hice mío, fue mío.

                                               Han pasado los años.

 

Un total de 30 composiciones, entre las que se pueden encontrar homenajes al poeta italiano Giacomo Leopardi, gran influencia en la obra de Rosillo, y referencias a la Ilíada. Un gran texto que ofrece acceso directo al alma del poeta, a su universo personal. Un universo de luces y sombras que da lugar a preguntas eternas y a respuestas inconcretas.

 

 

 

Daniel J. Rodríguez

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!