El Mago Pumpkins

Se acerca el verano, llegan los exámenes, pero nosotros no dejamos nuestro empeño: Una película y un disco cada semana. Música y cine para disfrutar, para desconectar, para vivir.

 

No te lo pierdas, te gustarán

 

(Sigue Leyendo)

La película es...El Mago de Oz de Victor Fleming

 

 

En algún lugar cercano a donde comienza el arcoíris se desarrolla la historia que os lanzamos esta semana. Se trata de la maravillosa película El Mago de Oz de Victor Fleming. Esta historia, conocida por todos, ha sido protagonista de la vida de la mayoría de niños nacidos en la segunda mitad del siglo XX.

 

Recuerdo con especial cariño esa sensación agridulce, de miedo y a la vez de ilusión, que se creaba en mi interior cada vez que algún canal, muy de vez en cuando, pasaba por la televisión esta historia de amistad, magia e ilusión. Sentimos pavor de la bruja mala, llegando casi a correr a escondernos tras nuestras pequeñas manos cuando aparecía en pantalla, reímos con esa forma tan ridícula y endeble de moverse que tenía el espantapájaros y nos enamoramos perdidamente de la belleza de Dorothy, la niña que incansablemente buscaba el camino de regreso a su hogar…

 

 

El Mago de Oz, que se estrenó en 1939, es considerada una de las mejores películas de la historia del cine. Los efectos especiales que la integran, la genialidad de la historia basada en la novela homónima de Frank Baum, y que parece ser más una crítica política que una historia infantil y las extraordinarias interpretaciones de todos y cada uno de los integrantes, hacen de El mago de Oz un film delicioso.

 

Pueda parecer una película antigua, manida, pero no es cierto. Es preciso verla con el prisma de una época que comenzaba a creer en la magia del cine y de la vida, debemos ser capaces de convertirnos en esos niños que corrían por un camino de baldosas amarillas en busca del inicio del arcoíris.

 

 

Y el disco es… Mellon Collie and the Infinite Sadness, de The Smashing Pumpkins


Uno de los mejores discos de los años ’90 para mi gusto, el “The Wall” de esa década para su creador Billy Corgan, es también nuestra recomendación de la semana. Este álbum doble con 28 canciones es simplemente genial. Cambia de estilo en cada canción, pasa del heavy metal al punk en un segundo, de la música más electrónica al rock más duro, totalmente espectacular e inabarcable.

 

Billy Corgan, cantante, guitarrista y miembro fundador del grupo concibió más de 56 canciones para este albúm, el tercero de la banda y el que más fama les dio. De esas 56 “solo” quedaron 28 (imaginad las 56 si hay veces que este LP se me hace inmenso). El único problema que tiene este disco es su legado, después de él no fue lo mismo para el grupo: experimentación techno, enfrentamientos frecuentes (Corgan es un poco insoportable), separación en el año 2000 y reencuentro en el año 2007. La historia de todo grupo meramente interesante en lo musical, pero que acaba destacando más por lo personal, una lástima.

 

No sabría que canciones destacar, tiene una para cada estado de ánimo. Desde la depresión absoluta y la rabia que dan canciones como “Bullet with butterfly wings” (son dignos herederos de la Generación X de principios de los ’90) hasta la esperanza (no felicidad, esta canción me da esperanza de ser mejor) que ofrece “Tonight, Tonight”. Lo dicho, no sabría que canciones destacar, pero alguna habría que poner. Estos ejemplos espero que os ayuden a arañar la superficie de un disco muy complejo y muy recomendable para los fans del rock alternativo en los ’90, una década en la que la nota predominante en el rock fue la mezcla de estilos cuyo mejor ejemplo es este grupo con este LP. ¡Disfrutad del finde!

 

Daniel J. Rodriguez

Carlos J. Rosique

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!