H de Hechizos

Mi más temprana adolescencia estuvo llena de libros para chicas, cutres, ñoños y profundamente irreales acerca de campamentos de verano, niñas que suspenden para tener un profesor particular buenorro y chicas capaces de iniciarse en la brujería para conseguir que el chico que estaba enamorado de ellas desde el principio (dato que desconocen) caiga rendido a sus pies. Y de eso quería hablaros yo, precisamente: de hechizos y brujería.

 

(Sigue leyendo)

Durante mis largas horas muertas en la biblioteca municipal, descubrí la maravillosa sección de ocultismo. Así que yo, adolescente impresionable, recién leídos además los libritos de magia, me dejé llevar por el entusiasmo y los devoré velozmente. Utilidad ninguna, queridos lectores. Porque para hacer un hechizo de amor eterno, debía hacerme una pulsera alternando pelos de mi cabeza y pelos de la barba de mi amado, cosa bastante complicada de hacer con 13 años. Pero no me rendí (yo nunca) y le pedí a la encargada de la biblioteca de mi instituto un libro de magia. Y compró el libro que más me ha hecho abrir los ojos de los que recuerdo. No consigo acordarme del nombre, pero la temática la recuerdo muy bien.

 

Tenía unas 300 páginas, cuatro partes, y apenas una con hechizos. El resto era introducción a una señora religión con millones de adeptos en Estados Unidos, llamada Wicca, y que no se parecía en nada a la brujería que todos imaginamos (o que yo imaginaba). Hacer un hechizo requería un acto de fe y no se garantizaba que funcionara. ¿Para qué quería yo un hechizo, entonces? Imaginad, qué se yo, que la Cenicienta hubiera tenido que creer firmemente en los poderes del hada madrina, y que aún así el hada no garantizara que el dibidibadidibu fuera a funcionar. Indignante. Quiero decir, para milagros ya tenemos múltiples dioses. La brujería es magia y debería funcionar siempre. En mi opinión, como todo en esta sección. 

 

Os dejo aquí el enlace a la página en Wikipedia donde viene todo perfectamente explicado. Es un rollazo sobre historias, creadores, inidentificaciones y simbolos de dioses. Muy interesante, por cierto. Peeeero no hace magia. No hay hechizos efectivos. Así que tendremos que buscar las soluciones milagrosas en otro sitio. 

 

 

 

 

Maravillas Palomino Dólera

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!