Voces desternillantes en el SOS 4.8

Café de Letras ha tenido la oportunidad de asistir a la parte más divertida del Festival SOS 4.8, celebrado en Murcia este fin de semana. El festival, que aúna arte, música y conferencias en un mismo espacio durante 48 horas ininterrumpidas. Y en medio de toda la vorágine musical, las largas colas, las charlas y las extrañas exposiciones de arte, se han colado tres cómicos para dar un espectáculo de dos horas del que solo unos cuantos afortunados han tenido acceso. Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla y Miguel Noguera nos han entretenido a base de bien.

 

(Sigue leyendo)

¿He dicho "Joaquín Reyes, Ernesto Sevilla y Miguel Noguera nos han entretenido a base de bien"? Dejadme que me corrija: Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes nos han entretenido, Miguel Noguera... Digamos que ha sido una antesala bastante decepcionante: un humor para borrachos, soez, sin gracia ninguna (por lo menos para mí, que iba sobria) y sin enlace alguno entre los temas. Desde luego, ha sido todo un acierto ponerle el primero, porque si bien el público se ha desesperado bastante, la expectación por los dos genios ha sido suficiente para dejarle en sus butacas.

 

Porque son dos genios, hay que reconocerlo. Primero ha actuado Ernesto Sevilla, que ha empezado con una gran ovación del público y un número inicial musical que cumplía muy bien su función: crear expectación. Y, bueno, en su monólogo ha tenido cabida todo: desde la política al fenómeno Cincuentas sombras de Grey, pasando por el sexo (obviamente), el Señor de los anillos, Crepúsculo, e incluso el Ecce Homo de Borjas. Ni siquiera los propios cómicos se han librado del humor de Ernesto Sevilla.

 

¿Y qué decir de su amigo Joaquín Reyes, que ha salido a escena justo después de él? No puedo más que limitarme a la palabra genio, porque es la que lo describe: es un genio del humor, un verdadero showman que ha bailado, cantado, nos ha hecho reir como solo él sabe y (¡atención!) se ha traido preparado un número tragafuegos muy especial: ha conseguido crear una llamarada con ColaCao. Lo dicho, todo un genio del espectáculo. 

 

Para terminar, Joaquín Reyes ha llamdo al escenario a Ernesto Sevilla y ante la motivación extrema del público, han cantado el hit "Hijo de Puta". Recalco lo de la motivación extrema del público: aunque el sonido en la canción no era del todo bueno, viendo la reacción del público parecía que estabamos en el mejor momento del espectáculo. Quizás lo fuera: a lo largo del show se han vivido tantos buenos momentos que resultaría imposible decidirse por uno sólo. 

Maravillas Palomino Dólera

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Salva (martes, 07 mayo 2013 18:22)

    Por lo menos a Miguel Noguera se le oía... Ernesto y Joaquín ni se les oía ni se les entendía nada, una absoluta decepción, además de contar siempre lo mismo, poco nuevo (¿o acaso "hay que decirlo más" es una novedad?). Sin embargo los que nos gusta el humor absurdo y los espéctaculos distintos lloramos de risa con la improvisación y las locuras de Miguel Noguera. Es su espectaculo de siempre, leer ideas, no tiene enlace y no estabamos borrachos. A todos nos costó un poco pillarle el humor, pero una vez entendimos de que iba todos estuvimos de acuerdo que fue lo mejor. Quizá no deberías hablar de lo que no sabes ni entiendes.

  • #2

    Maravillas Palomino Dólera (sábado, 11 mayo 2013 18:45)

    Gracias por tu comentario, Salva. Es cierto que Ernesto Sevilla tuvo problemas de sonido, pero no creo que juzgar a un humorista por el sonido del que se encarga el auditorio sea del todo justo. Tampoco juzgo la novedad del espectáculo.

    Me alegro que disfrutaras con Miguel Noguera, para gustos los colores, y si te gusta el humor absurdo encontraste un gran filón con este hombre.

    Un saludo.

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!