E de Esperanto

Hace no mucho (aunque es casi una vuelta al diccionario) hablamos de Tolkien y como se había inspirado en las lenguas nórdicas entre otras para crear todos esos idiomas que aparecen en sus libros y que forman parte de su genialidad. Pero no sólo en la literatura se pueden inventar idiomas, y el que hoy nos ocupa es una prueba más de ello.

 

(Sigue leyendo)

El esperanto es una lengua puramente artificial, creada por un médico polaco con el objetivo de que convirtiera en una lengua franca. Un objetivo que claramente no se ha logrado, ya que se estima que el número de hablantes del esperanto ronda el millón. Sí, a ver, un millón de hablantes de una lengua inventada no está nada mal, pero qué quereis que os diga: ni lengua franca, ni lengua auxiliar, ni nada. Es muy probable (que no lo sé) que haya más hablantes de élfico que de esperanto. 

 

Investigando para el post me he encontrado con que lo que yo creía que era una frikada, no es la única frikada. Y me explico: hay otra lengua, también inventada (esta vez por un equipo de lingüistas) con prácticamente los mismos objetivos que el esperanto, llamada interlingua. Y dejadme que desde aquí pida un gran reconocimiento a esta gente, tanto a los lingüistas como al polaco, por gastar más de diez años de sus vidas creando un idioma porque creen que harán de la Tierra un lugar mejor. 

 

La meta de estas lenguas es crear un idioma común desvinculado de las culturas que sirva para la comunicación internacional. Una segunda lengua que a nadie le parezca ajena y de la que nadie se pueda apropiar. Personalmente no conozco a nadie que hable ninguna de ellas (por favor, si vosotros sí, contadnos vuestra experiencia), pero son iniciativas que se toman muy en serio, con sus asociaciones, sus conferencias y sus (atentos) páginas en wikipedia y google; incluso facebook puede configurarse en esperanto. 

 

No os voy a decir que el esperanto (o la interlingua, para el caso) son el futuro. Ni que os dejéis el inglés. Pero son dos idiomas a los que merece la pena echarle un vistazo, más que nada porque están configurados/creados/formados por palabras de todos los idiomas, tomando como base el latín y las lenguas romances, y resulta muy interesante ver como se construye tal popurrí y lo que se parece a nuestro idioma (también os tengo que decir que depende del esperantista, cada uno tierra para su tierra y muchas veces lo que oímos es más un español latinizado que verdadero esperanto) Os dejo, para que la oigais y la juzgueis, con una canción esperantista. ¡Espero vuestros comentarios!

 

Maravillas Palomino Dólera

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!