Y de Yano (Cuentacuentos)

Voy a ponerme otra vez nostálgica (cuándo no) para hablar de un tema entrañable a la vez que doloroso: los juguetes de la infancia. Aquellos que tuvimos y se perdieron, o aquellos (estos son los que duelen más) que nunca pudimos tener pese a que todos nuestros amigos jugaban con ellos. Algunos de vosotros seríais afortunados y los tendríais todos, pero otros seríais más como yo, de mirar con rencor a vuestros primos pequeños porque tienen una Nintendo DS cada uno mientras que vosotros jamás tocastéis una Game Boy (voy a estar recordando esto a mis padres hasta el día del juicio final). Para todos, este pequeño homenaje a la industria juguetera.

 

(Sigue leyendo)

Bueno, juguetes ha habido muchos, de todos los tipos y de todas las dificultades. Y sí, digo dificultades porque alguna vez he intentado aprender a jugar con el diavolo y no hay manera, así que supongo que es algo que va con las generaciones y que se pierde poco a poco. Tampoco se me ha dado muy bien tirar peonzas, pero alguna vez sí lo he hecho. Eso sí, alzo aquí una apasionada defensa a favor de las peonzas tradicionales, las de madera que pesaban de verdad y que podían ser de punta normal o de punta asesina (eso era ya lo más de lo más). Los niños de ahora tienen peonzas de plástico que sé tirar hasta yo (no muy bien, lo reconozco, pero decentemente). ¿Veis? Lo que hablaba de la dificultad. Estoy completamente segura de que si vamos a un patio de colegio cualquiera con  un diavolo ni el niño más diestro será capaz de jugar con él. Por mucho que se pasen todas las pistas del Mario en su DS.

Otros de los juegos que también ha marcado una generación (por mucho que mi padre me diga que lo más de lo más era que te compraran una bicicleta) es el Scalextric. ¿Y qué es el Scalextric? La gran e inmensa mayoría de vosotros lo tendréis claro: una pista montable a placer con dos raíles por los cuales podían ir dos coches para hacer carreras. Y poco más: a tu imaginación quedaba el montar una pista chula y aprovechar las ventajas de los cambios de carril. No sé hasta que punto los niños de ahora conocen esta marca y su producto estrella (es cierto que en algunas jugueterías tienen un mostrador solo para accesorios de Scalextric), pero según veo ahora se estilan más los Hot Wheels y el Mario Karts (sí, para Nintendo DS).

Otro jueguete que marca generación, aunque este más reciente: los Furbys. Yo nunca tuve uno, pero mi vecina sí y era la cosa más extraña que había en este mundo. No sé si lo recordaréis: ese muñeco con apariencia ratonil que aprendía de ti y a quien con mucha paciencia podías enseñar a hablar. Desconozco si alguien lo consiguió, pero yo quería uno. De hecho los estoy volviendo a ver en las tiendas y me estoy planteando la posibilidad. Por cumplir sueños de infancia y eso. Y ya que estoy con animales parlantes, hablo un poco del que da nombre a nuestra entrada de hoy: es un ser del bosque (aunque se parece a Yoda) que cuesta un ojo de la cara y a quien le tienes que comprar los CDs para que te cuente más cuentos que los dos que vienen por defecto. Pero es un juguete apetecible. A mí me gusta mucho, pese a su inutilidad.

El último juguete que voy a mencionar, y este si que lo trato desde el aspecto anecdótico, porque creo que no he estado cerca de ninguno en la vida pese a que marcaron toda una generación, son los Trolls. Es lo que veis en la foto: muñecos pequeños, feos y de colorines. Supongo que aportan lo mismo que una Barbie o una Barriguita (¡qué bonitas las Barriguitas!), pero los pobres eran feos. Aún así fueron muy populares y se merecen estar aquí. 

¿ Y que pasa con Barbie y con Ken? ¿Con Pin y Pon? ¡Con los lego! ¿Con Polly Pocket? No me olvido de ellos, ni mucho menos, pero no podemos tolerar que esta entrada se llene de jeguetes reclamando su lugar en el corazoncito de cada lector. Los dejaremos para un juguetes bis. Menos a Barbie y a Ken, que se merecen una entrada propia para presentar sus líos amorosos, sus primas, hermanas, hijas, amigos y amigas y sus viajes. Pero todo al tiempo.

 

Y para despedirnos y ponernos nostálgicos, el anuncio navideño protagonizado por juguetes más famoso. ¿Quién no conoce la canción?

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    u=23301 (miércoles, 24 abril 2013 18:37)

    I shared this upon Twitter! My friends will really want it!

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!