W de Washington

Mis disculpas. De nuevo un nombre propio, y de nuevo un apunte sobre la cultura anglosajona (estadounidense esta vez). Pero reconozcamos que la W era una letra díficil, y creo haberla solventado bastante bien con este nombre. Geográfico, añado. Porque no voy a hablar de George Washington, el primer presidente de los Estados Unidos de América) ni de Washingon Irving, el escritor romántico américano. Sino de Washington, la ciudad y el Estado.

 

(Sigue leyendo)

He tenido bastantes discusiones con mis amigos a raíz de este conflictivo tema. Y no es para menos. Porque, ¿cuantos de nosotros conoce la geografía estadounidense? Y hay algo, el sentido común tal vez, o la costumbre quizás, que nos dice que Washington D.C., la ciudad, debe ser la capital del Estado de Washington. Y aquí llega la polémica, queridos lectores. ¿Donde está Washingon? Porque yo decía en el oeste, y mis amigos en el este. Y resultó que todos llevábamos razón. 

Aquí está mi posición: el Estado de Washington en el oeste de Estados Unidos, lindando con Canadá, en el lugar idóneo para el clima frío y apático que vemos (toda referencia literaria es buena) en la saga Crepúsculo. Y yo lo veía claro, con convencimiento absoluto. Y, bueno, suponía que la Casa Blanca iba a estar ahí, pero...

Washington D. C., la señora capital de Estados Unidos, se encuentra en el otro lado del continente, con su Casa Blanca, su Capitolio, su monumento a George Washingon (esa piedra larga y puntiaguda a la que Dan Brown da un significado de lo más sugerente), su presidente de los EEUU... Todo, vamos. Es como un distrito aparte de los Estados, al parecer, que se llama Distrito de Columbia (de ahí el D. C.), en el que solo hay una ciudad. Al principio había varias, pero ya se sabe que con el desarrollo de las ciudades los centros urbanos tienden a crecer y se ve que al final terminaron todas juntándose en una.

Así que al final todos estábamos en lo correcto. Ya podían haberle echado imaginación y haberse buscado otro nombre para el Estado, si querían llamar a la capital como al primer presidente, pero bueno: Estados Unidos es un mundo aparte. 

(Por cierto, recordad que podéis ver la promo del número tres de Café de Letras aquí)

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!