Ñ de (Super) Ñ

Reconozco que la Ñ tenía su dificultad. Pero aquí está salvada. Hoy voy a hablaros de un personaje que ocupó las tardes de muchos niños antes de la llegada de los lunis: Super Ñ, ávido defensor de la letra que habita en nuestro alfabeto en exclusividad y que dejaba tintes de cultura en cada espacio que le daban en la TV (siempre he sido una niña rara que adoraba los programas de divulgación en los que te enseñaban cosas). Gracias a Super Ñ supimos, por ejemplo, lo que era un ñu (sí, existe, no me lo he inventado). Aventuras disparatadas, una voz estridente y en ocasiones molesta y líos amorosos con alguna compañera de reparto (Super Ñ estaba incluido en el programa infantil TPH Club de TVE) hacían de este un personaje entretenido que no hacía lamentar el espacio muerto entre dos series que este ocupaba.

 

Ya he dicho que Super Ñ tenía una cuña cultural, en la que se aprendían pequeños datos (no olvidemos que es un programa infantil). Por ejemplo:
O esta simpática defensa de la letra Ñ a la que seguiría un glosario de palabras con ñ (preparaos para ver la primera versión de Super Ñ)
Poco más que añadir tras este viaje diez años atrás. Echamos de menos una oferta televisiva infantil de calidad en la televisión pública, e iniciativas como la de este simpático personaje son las que hacen falta para introducir algo de culturilla en las pequeñas mentes de nuestro futuro. Aunque el formato ahora se ha perdido (hacer un programa coherente y con historia propia en el que se van insertando series de dibujos animados) y ahora simplemente vemos publicidad entre serie y serie, no estaría de más que recuperáramos la esencia de la televisión de los noventa. No deberíamos desaprovechar el potencial que tiene la tele para enseñar a los niños, por ejemplo, qué es un ñu. O quién escribió la isla del tesoro

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!