N de Nadie

Y, sin embargo, para ser Nadie, tiene un gran nombre. Porque hoy quiero hablaros del insuperable Odiseo, Ulises para los que prefieren su nombre latino, el héroe que hizo posible la victoria en la guerra de Troya (olvidaos de Aquiles, no era más que un afeminado con la gracia de los dioses) y que tardó (pobrecito) diez años en llegar a su casa, más los diez años de guerra. Lo que dice mucho de su esposa, que se le mantuvo fiel hasta el final, aunque él fuera dejando hijos por cada isla que pasaba (aunque claro, en aquella época Penélope no tenía modo de llamarle y preguntarle quien era esa tal Circe de la que hablaba todo el mundo ni por qué pasaba tanto tiempo con Calíope, que seguro que esa guarra no quería solo su amistad).

 

Supongo que todos nuestros lectores conocen, en mayor o menor medida, las increíbles aventuras de Odiseo. Las Tres Mellizas tenían un bonito capítulo con la aventura del cíclope y la de las sirenas, sin duda dos de las más famosas. E hicieron una serie de dibujos animados que mi hermana y yo vimos desde el principio hasta el final (ya veréis el video del final). Pero yo venía a hablaros de Nadie. Y de Nadie hablaremos.
Cuenta Homero, en su canto a las musas, que al principio de su aventura Ulises vino a parar a la isla del gigante Polifemo (hijo de Poseidón, señor de los mares), a quién pidió ayuda y cobijo confiando en que las reglas de hospitalidad griegas garantizarían su seguridad. Pero Polifemo era antropófago, y no se consideraba del todo griego, así que le importaba bien poco aquello de que no le puedes hacer daño a una persona que ha comido de tu mesa; su principal deseo desde que los viera llegar era comerse a Ulises y su tripulación. Y sí, se comió a tres, antes de que a Ulises se le ocurriera una estratagema para salir de ahí, le dijera que su nombre era Nadie y dejara ciego de su único ojo al pobre Polifemo. Y, como el cíclope no era  el más inteligente de su isla, cuando salió corriendo al grito de: "¡Ayuda! ¡Nadie me ha dejado ciego! ¡Nadie está huyendo!", sus amigos cíclopes se rieron de él y no le hicieron caso. Polifemo le tiró unas cuantas piedras a Ulises, pero no acertó con ninguna. Sólo cuando el bravo marinero griego estaba ya montado en su barquito, dispuesto a surcar los mares, le gritó su nombre (¡Que sepas que ha sido Odiseo quien te ha dejado ciego!), lo que no dice mucho de su valentía, pero sí de su sentido de la supervivencia. Porque Ulises no fue nunca el más valiente, ni el más osado, ni el mejor luchador, ni el que más botín capturaba. Él era el estratega, el pensador al que se le ocurrió que para conquistar Troya lo mejor era meterse todos en un caballo de madera y que procuraba calmar los egos entre todos los reyes que lucharon en la guerra.
Y aquí el video prometido. Misión Odisea es una serie que cuenta de una manera muy light las aventuras de Ulises, desde la aventura de Polifemo hasta la "matanza" de los pretendientes (no muere nadie, todos se van sanos y salvos a su casa), pasando por Circe y Calíope (nada de sexo ni hijos ilegítimos). Pero es una serie para niños y una excelente iniciación al mundillo que es la mitología griega y la literatura homérica. Y sí, es una recomendación en toda regla. 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!