M de Música (Rock)

Creo que ya es hora de que dediquemos una entrada a la música, esa gran olvidada en nuestro blog. Y como es la primera entrada, vamos a contar un poco de historia. Brevemente, por supuesto. Pero no voy a mencionar ni a Mozart, ni a Vivaldi, ni al simpático monje que escribía cantos gregorianos. Nuestra historia, amigos lectores, comienza en el Delta del Mississippi.
En el Delta del Mississippi nació, heredero de los los espirituales y las work songs, el blues, ese estilo de música triste, meláncolico, acompañado de una guitarra, en el que monólogos dialogados responderán a la voz cantada. Este estilo de música evolucionó hacia el boggie-woogie y el city blues, y una de sus más significativas intérpretes fue Bessie Smith, la emperatriz del blues.

 

Los aires del blues llegaron a Nueva Orleans, donde surgió el jazz, la música improvisada. Descendiente de las brass band y el ragtime, el jazz supuso una auténtica revolución tanto por las innovaciones que supusieron en el panorama musical tanto por ser "música de negros". Al igual que pasaría con el Rock&Roll más adelante, el jazz era todo un escándalo para la sociedad puritana del este de EEUU, nacido en burdeles, bares y más bajos barrios de la ciudad portuaria. Con todo, el jazz nos ha dejado muchos de los más grandes cantantes y canciones de la historia de la música, como Ella Fitzgerald y Louis Amstrong. Aunque más tarde muchos artistas jazz se trasladarían a Chicago, Nueva Orleans pasaría a la historia como la cuna del jazz. Para ilustrar este estilo musical no voy a dejaros la canción más pertinente, probablemente, aunque sí esos dos artistas, posiblemente los más importantes. Es una canción que siempre me ha gustado mucho.
Más cosas, más cosas. Igual que nos pasó con el blues, la evolución de la sociedad, la emigración a las grandes ciudades, la Primera Guerra Mundial (que también pilló de por medio) y la ley seca hicieron que el espíritu del jazz evolucionara hacia una música más bailable y divertida. Y así, surgió el swing.
El swing esa esa música de los años 20, la era de las big bands, esas bandas de música que de cuando en cuando podemos ver en las películas, con 50 músicos siguiendo a un piano y un cantante pasándoselo en grande. Algunos de los abanderados del swing son Benny Goodman, Duke Ellington y Glenn Miller.
La siguiente evolución de la música, que se aparta un poco de la dinámica blues-jazz-swing, que en cierto modo tienen cierta correspondencia entre ellos, es el country. El country es una aportación de los inmigrantes europeos en Estados Unidos, y que más tarde se convertiría casi en una seña de identidad americana. Artistas como Dolly Parton, Bill Monroe o Hank Williams fueron sus principales representantes. El country alcazó una gran popularidad gracias al cine y los "singing cowboys", cantantes vaqueros convertidos en estrellas de Hollywood. Yo no he visto ninguna de estas películas y ahora mismo me estoy imaginando a Billy Ray Cyrus cantando y bailando en Doc, pero buscaremos alguna. De momento, solo nos queda por mencionar que el country sigue vivo, con artistas de gran éxito como Taylor Swift.
Y, tatachán tatachán, llegamos a la más directa influencia del rock, que titula esta entrada: el rock&roll. Heredero del R&B y el rockabilly (que mezclaba las características de la música negra como el jazz o el swing y el country), el rock&roll nació el 12 de abril de 1954 con la canción Rock around the clock, grabada pro Bill Haley &The Comets
El rock&roll fue todo un fenómeno sociológico. Surgió en una época en la que los jóvenes buscaban signos de identidad como grupo social y en la que los teenagers tenían dinero y no sabían en que gastarlo, así que la industria del entretenimiento empezó a atender al nuevo y lucrativo mercado juvenil. Las compañias discográficas comenzaron la batalla por el público más joven, atendiendo a su interés por la provocación y la rebeldía, y potenciando el efecto de llamada del rock&roll.
Todos conocemos el fenómeno fan, y cómo requiere de un grupo de chicas tontas muy tontas y gritonas, y, lo más importante, un chico bueno, atractivo y con sex appeal. Y las discográficas encontraron a Elvis "the Pelvis" Presley, el rey del rock&roll. Elvis ennegreció el rockabilly usando la voz desgarrada del sur, el gancho de los cantantes de blues, un ritmo trepidante y un sentido del espectáculo muy provocador que, con su baile característico, contirtió el rock&roll en pura energía. Los movimientos de cadera de Elvis, tan provocadores como controvertidos, provocaron que sus actuaciones fueran censuradas en la puritana sociedad de la América de los 50 (me encanta esta anecdota), así que el señor Presley decidió que en su siguiente actuación solo movería el meñique. Imaginad el Rock de la cárcel bailado solo con el dedo más pequeño de la mano. Muy desconcertante.
Otro grande del rock&roll fue Chuck Berry, quien estableció con sus composiciones (Elvis no componía, simplemente era intérprete) las características del verdadero rock&roll.
A finales de los 50 surgieron otros muchos estilos, en parte por la desaparición de muchos de las grandes figuras del rock&roll y en parte porque las discográficas buscaban algo un poco más light. De este modo nacieron el highschool, música para adolescentes interpretada por artistas como Paul Anka o Brenda Lee; el doowoop, que toma su nombre de los sonidos de los coros y que tiene su principal representante en el Only You de The Platters; la música de baile, que supongo que no necesita explicación y que adquiriría sus seña de identidad gracias a Phil Spector, responsable de los éxitos de grupod como las Crystals, las Ronettes o el dúo Ike-Tina Turner; y el surf, nacido en las playas de California y cuyos abanderados son, como no, los Beach Boys (responsables de la canción de los Babybel (podéis escuchar la original aquí). 
Mencionamos ahora de pasada (los retomaremos en cualquier otro post) los 60 estadounidenses, donde nació el soul, cuyas discográficas insignias fueron la Tamla-Motown y Staxs. Staxs fue el padrino de Aretha Franklin, pero la Motown, como todos sabréis, fue la grande del soul. Gracias a ella pudimos escuchar a los Jackson Five, a Diana ross & The Supremes, Stevie Wonder o The Temptetations. Respecto los otros grandes hitos de los 60, el folk y la canción protesta, estuvieron encabezados por el gran Bob Dylan, Joan Boez y Tom Paxtom.
Nos aproximamos al final de la entrada (oigo desde ya los suspiros de alivio) y nos trasladamos de continente. En el Reino Unido surgieron dos de los grandes grupos de música del siglo XX, ambos con un fenómeno fan trepidante. En primer lugar, los Beatles, que incorporaron a su música influencias de todos los estilos de múscia blanca y negra, de la música clásica, la música de otras culturas como la de la India, e incluso de movimientos de vanguardia como la música concreta. Además, mostraron una actitud social de inconformismo contenido, haciendo compatible la diversión con las posturas más críticas. Fue el grupo que abrió el camino a la verdadera música popular poniendo sus innovaciones (sintetizadores, filtros de voz...) y su música al alcance de todos los públicos. 
Por otro lado, tenemos a los Rolling Stones. Con un sonido turbio y denso, su música se caracteriza por la tensión instrumental y la desgarrada y "negroide" voz de Mick Jagger. El talento para fabricar canciones con garra y la actitud de provocación constante les ha otorgado una trayectoria que ha superado los cuarenta años de carrera ininterrumpida. Como todos los grupos británicos, comenzaron versinoando a sus ídolos americanos, aunque dándoles un carácter más agresivo y rítmico. En 1965 empiezan a componer sus propios temas, y aquí es donde termina nuestra historia, porque con Satisfaction los Rolling Stones inauguraron la Era del Rock.

(Fuente: Música, de Alicia Rodríguez Blanco et al., Editorial Editex)

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!