El sueño de la razón, por Antonio Buero Vallejo

 




Una pintura es lo que necesitó Buero Vallejo para escribir una fantástica obra alrededor del personaje de Goya. El Sueño de la Razón produce monstruos es la inspiración de la obra de teatro que coge parte de su título.
En ella se fusionan pintura, teatro y música. Desde muy pequeño el autor bebió de esas tres disciplinas y se dedicó a ellas a lo largo de toda su vida. Escribió sobre retratos que él mismo dibujó, la música la incluyó –o la hizo desaparecer- en su obra dramática, pero sobre todo su preocupación se centraba en la angustia del ser humano. Esto lo vemos en obras como En la ardiente oscuridad (1950), Historia de una escalera o El Sueño de la Razón (1970).
Esta última se centra en el personaje de Francisco de Goya en el año 1823 cuando el pintor atravesaba su etapa más cruda ya que se enfrentaba a una cruda sordera. Desde 1820 hasta 1824 el pintor realizó lo que se conoce con el nombre de las Pinturas Negras y que Buero Vallejo refleja en su obra así como su desesperación humana
Lo realmente novedoso en la obra dramática de Buero Vallejo es el uso de lo que se conoce como “efecto de inmersión”. Según palabras del mismo autor, estaba preocupado por la participación del público en su obra, es por ello que recurre a la identificación del público con el protagonista de la obra. Si Goya es sordo, el espectador también:
Y en mis últimas obras he reincidido en los problemas de participación que siempre me han preocupado, mediante desarrollos técnicos premeditados de ese problema (…) no se trata de una participación física, como la que intentan algunos teatros vanguardistas. Cierto. No soy fervorosos de la misma porque siempre yerra por exceso (…). Atacan el problema de un modo excesivamente radical, brutal, si se me permite la expresión. De lo que hay que tratar –a a mi juicio- es de reinteriorizar psíquicamente  al público, al menos con una participación primariamente psíquica.  Si además es física, miel sobre hojuelas (…). Yo ensayo una participación psicofísica, de un modo que no me parece que sea muy anticuado ni falto de originalidad,(…) El Goya de El sueño de la razón es sordo; se oye solamente a sí mismo, y el público está sordo con él (…) El efecto llega a convertirse en la clave entera de la obra.
En Murcia ha sido la compañía Ferroviaria quien nos ha dado la oportunidad de ver una puesta en escena fabulosa. El juego de luz, el sonido, el espacio y el ambiente en general han jugado un papel muy relevante durante toda la obra haciendo que no desapareciera ningún ápice de lo que Buero Vallejo quería ver encima de las tablas.
Seis actores, seis personas han sido los que han conmovido al auditorio por completo desde el primer segundo, hasta el último aplauso que le hemos regalado.
Con palabras de la misma compañía: Un espectáculo que mezcla necesariamente varios lenguajes, todos necesarios, todos pertenecientes a la realidad vital del protagonista que, traducidos teatralmente, conforman un tejido riquísimo de sensaciones para el espectador.
El Sueño de la Razón se puede disfrutar en el Teatro Circo de Murcia desde el jueves 15 de Noviembre hasta el domingo 18. Las localidades las pueden adquirir desde tan solo 8€ (con muy buena visibilidad y sonoridad) hasta 12€. Corran que aún quedan sitios para ustedes también.



 Sonia Pérez Sánchez

Escribir comentario

Comentarios: 0

Visualiza el número aquí

¡Descarga aquí nuestro noveno número!
¡Descarga aquí nuestro noveno número!